Debate sobre el Estado de la Ciudad de València 2018
El alcalde de València, Joan Ribó, muestra un gráfico sobre ingresos en su intervención inicial. 20MINUTOS.ES

Anuncios, balances, críticas y la tensión propia del último gran pleno monográfico de la legislatura. Estos han sido los principales ingredientes que han conformado este miércoles el Debate sobre el Estado de la Ciudad en el hemiciclo del Ayuntamiento de València, el último de este mandato, que concluirá poco antes de las elecciones locales de mayo de 2019.

El alcalde, Joan Ribó, marcó las líneas de los próximos meses, al tiempo que defendió la gestión del Gobierno de La Nau, surgido del pacto de izquierdas que desalojó al PP de la Alcaldía tras un periodo ininterrumpido de 24 años al frente del Consistorio. En su intervención inicial dejó un anuncio en el ámbito político y algunos más relacionados con la gestión municipal.

El primero fue la "firme voluntad" de reeditar, si los resultados electorales lo permiten, el ejecutivo local de izquierdas que actualmente conforman Compromís, PSPV-PSOE y València en Comú (la marca de Podemos).  "En estos momentos, podemos decir que hemos cumplido ya o estamos en condiciones de cumplir antes de finalizar el presente mandato la inmensa mayoría de los objetivos que nos propusimos al establecer el programa común del Govern de La Nau. Hemos hecho muchas cosas, le hemos dado la vuelta a muchas políticas caducas que heredamos del anterior gobierno", afirmó.

No obstante, el primer edil manifestó que, a pesar de ello, "quedan muchas cosas por hacer", por lo que apostó por un nuevo gobierno progresista que "continúe mejorando la vida de las personas en todos los barrios" tras los comicios locales porque el cambio iniciado en 2015 "es imparable".

Respecto a la gestión, Ribó desveló que el Ayuntamiento, a través de los técnicos, está analizando la posibilidad de crear un corredor verde en el nuevo cauce del río que conecte el parque natural del Turia y el de la Albufera con el de Cabecera y el jardín del antiguo cauce. Se trata de un proyecto de "largo alcance" que consiste, básicamente, en la "renaturalización" del tramo construido en los años sesenta mediante vegetación, fauna, arbolado y, si es posible, zonas peatonales. Eso sí, conservando su función original: canalizar el agua y prevenir riadas como la que asoló València en 1957.

"En una fase inicial vamos a solicitar a la Generalitat la modificación y la ampliación del Plan de Ordenación del Parque Natural (PORN) del Turia para programar y, en un futuro, realizar las mencionadas conexiones porque para los valencianos y valencianas, el nuevo cauce también es nuestro y también lo queremos verde", reclamó evocando el lema ciudadano que abogó por la recuperación del antiguo trazado urbano del Turia.

El alcalde explicó que, sin tener en cuenta la zona inundada que va desde la autovía A-7 a la desembocadura al mar, "tenemos 8.800 metros de largo por 175 de ancho, más de 150 hectáreas de suelo para prevenir inundaciones, elemento imprescindible siempre, pero más aún hoy en día, ante el cambio climático", manifestó.

Con todo, subrayó que es cierto que todo ese tramo "transcurre la mayor parte del tiempo seco y sin ninguna utilidad". Al respecto, recordó que se han "naturalizado" otros ríos como el Manzanares en Madrid, el Besós en Barcelona, o el Segre en Lleida, "y manteniendo su carácter de prevención de inundaciones, cumplen también las funciones de parque fluvial y de corredor verde".

También en el apartado de medio ambiente, Ribó anunció que en las próximas semanas comenzarán los trabajos del Parque de Nazaret en el antiguo cauce, en terrenos cedidos por el Puerto, que culminarán el Jardín del Turia en el nuevo Parque de la Desembocadura. En materia de movilidad, destacó la compra de 131 autobuses para la EMT esta legislatura y la tramitación de 5.000 expedientes de valoración de la dependencia desde que en 2017 el Consell cedió a los municipios esta competencia.

Los principales anuncios del alcalde

Doce carriles bici. Antes de finalizar el año, València contará con 12 nuevos carriles bici, como los de la avenida Burjassot, Reino de València o Manuel Candela. También se instalarán 12 puntos más de recarga de coches eléctricos.
Recogida selectiva. A partir del 5 de noviembre se implantará la recogida selectiva de materia orgánica en 35 barrios, que suponen el 51% de la población de la ciudad.
Más teleasistencia. El Ayuntamiento va a aumentar el número de terminales de teleasistencia para personas mayores hasta alcanzar los 6.000, lo que permitirá ampliar la cobertura actual.
Multas a locales. En las próximas semanas se firmará un convenio con la Generalitat para asumir las competencias de las multas graves y muy graves a locales de ocio que incumplan la normativa.

Demandas de las entidades sociales

Entidades vecinales y ciudadanas intervinieron en el debate.  Una peña taurina pidió que vuelvan el todo embolado a los pueblos, València Acoge abogó por los derechos de los migrantes, la Federación de Vecinos pidió atajar la "invasión" de terrazas y mejor transporte, y tanto Salvem como la Asociación de Vecinos del Cabanyal denunciaron la situación del barrio en cuanto a los problemas de convivencia y a la lentitud de las inversiones municipales pese a los tímidos avances.

Declaraciones de los portavoces de los grupos políticos

  • Eusebio Monzó (PP): "Se ha reducido la deuda porque no han invertido. Hay barrios en los que no han invertido un euro en los presupuestos participativos".
  • Pere Fuset (Compromís): "Ahora en València ni se malgasta ni se roba, y se pagan las facturas en tiempo récord".
  • Fernando Giner (Ciudadanos): "Usted [Ribó] nos ha defraudado y está permitiendo que haya barrios que están sufriendo la degradación".
  • Sandra Gómez (PSPV-PSOE): "València es la ciudad donde más ha crecido el empleo, y hoy hay 44.000 personas más trabajando que en 2015".
  • María Oliver (València en Comú): "Se han creado servicios y ayudas vitales, como no pagar los libros de texto o el aumento de becas de comedor".

Consulta aquí más noticias de Valencia.