Frank Cuesta: "La primera vez que vine a 'El hormiguero' no quería, me obligaron"

Frank Cuesta, en 'El hormiguero'.
Frank Cuesta, en 'El hormiguero'.
ANTENA 3

Los bailes de los invitados con Pablo Motos al entrar en el plató de El hormiguero se han convertido en un clásico, pero en el programa de este jueves, Frank Cuesta 'rompió' esa tradición. El ex tenista entró con un semblante muy serio y fue directo a sentarse a la mesa del presentador.

"Vaya, qué entusiasmo me llevas", le dijo Pablo Motos al leonés, que le contestó: "Hoy sí que quería venir. La primera vez que estuve aquí no quería, pero me obligaron los de Discovery. No me verás en muchos platós, pero aquí sí que vengo porque la televisión es muy cabrona y hay gente que siempre busca cosas. Por eso no voy a ningún sitio, solo a El hormiguero", admitió.

El presentador comenzó la entrevista recordando la actual situación que vive la pareja de Cuesta, Yuyee, que está encerrada en una cárcel de Tailandia condenada en 2014 a quince años de prisión por tráfico de drogas. "Es muy duro. Físicamente está bien, y psicológicamente tiene que aguantar un pelín más. Cuando salga, nos casaremos ese mismo día para venir a España. Y luego no sé, supongo que nos divorciaremos", reconoció el herpetólogo.

Cuesta visitó este jueves el paltó del programa de Antena 3 para presentar la nueva temporada de Wild Frank, que se estrena este domingo en DMAX. "En el mundo, el tráfico de animales de todo tipo de especies mueve unos 200 millones de euros. Además, ahora se da la circunstancia de que hay un tráfico muy fuerte de España hacia China de, por ejemplo, cuernos de animales para medicina natural", comentó Cuesta.

"Pero esta temporada, te has jugado la vida, literalmente", le comentó Motos. "Mucha gente cree que el peligro que afrontamos no puede ser real, pero sí que lo es. Trabajo con extraficantes y gente que no tiene escrúpulos, que solo se mueve por el dinero. La gente que trabaja contigo son como perros. No confío en ellos", admitió el leonés.

El primer episodio de la temporada de Wild Frank, El precio de una foto, Cuesta dijo que "una foto es una cadena perpetua para un animal. Para que tú tela  hagas, a ese animal le tienen encerrado en una jaula. Por dos dólares te la haces y te vas, pero él se hará la foto con 600 personas más y volverá a su jaula, y así un día tras otro hasta que no sirva, que lo mataran". Con esta declaración, el ex tenista quiso transmitir el mensaje de la no realización de fotos con los animales para evitar que se realicen este tipo de negocios.

También habló de su pasado: "Tenía una academia de tenis y vivía muy feliz", pero reconoció que quería ayudar a los animales. "Sé que no voy a salvar a todos, pero haces el mundo un poco mejor", admitió.

Por último, también comentó el tema de las corridas de toros. "Los toros se van a acabar cuando la gente deje de ir a verlos y creo que ese momento llegará", reconoció Cuesta, que no es partidario de abolir esta tradición porque "prohibir algo así es horrible. Además, los toreros no son asesinos, son personas", concluyó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento