Acuerdo para los presupuestos 2019
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el palacio de la Moncloa . Zipi / EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se reunieron este miércoles en Moncloa para desbloquear la negociación de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, según ha confirmado a Europa Press fuentes de la dirección de Podemos.

En el encuentro, el líder de la formación 'morada', que se ha saltado nuevamente su baja de paternidad para el encuentro, dejó claro que su partido no bloqueará la tramitación de las cuentas públicas, pero tampoco garantizó el apoyo final, supeditado al cumplimiento de todas las medidas del pacto firmado con Sánchez en octubre, como la medida para limitar los precios de los alquileres. 

Según han señalado fuentes socialistas a eldiario.es, entre Sánchez e Iglesias "había mucho de qué hablar" después de que el grupo confederal empezase a mostrar su descontento por la falta de compromiso del Gobierno con los aspectos presupuestarios pactados.

Siempre en palabras del medio, la cita de este miércoles habría sido el tercer intento entre ambos líderes, que habían realizado varios encuentros para reunirse. En concreto, barajaron el 17 de enero, que coincidió con la crisis en torno a Íñigo Errejón.

La siguiente fecha en la que Iglesias y Sánchez pretendían reunirse fue el 25 del mismo mes, día en que el entonces secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, presentaba su dimisión.

Este mismo jueves, antes de trascender la reunión entre ambos dirigentes, el PDeCAT ha anunciado que presentará una enmienda a la totalidad de los Presupuestos si el Gobierno no concreta su oferta del relator para la mesa de partidos.

Contactos con Valerio

Coincidiendo con la visita de Iglesias a Moncloa, la ministra de Trabajo, María Jesús Valerio, también mantuvo contactos el miércoles con responsables de Podemos en materia laboral en un intento de cerrar un acuerdo, que podría ser importante para suavizar las manifestaciones sindicales que se han convocado para el próximo viernes, y que pueden suponer otro frente incómodo para el Ejecutivo de Sánchez, según informa EFE.

De momento, el grupo confederal de Unidos Podemos mantiene aún muchas desconfianzas respecto a que lo pactado en el acuerdo presupuestario se plasme luego realmente en medidas efectivas, y no ocultan que ven al Gobierno improvisar en muchas materias.

Otra de las grandes diferencias gira en torno al sistema público de pensiones, asunto en el que Unidos Podemos discrepa respecto a la la separación de fuentes de financiación, al refuerzo de la contributividad o al establecimiento de un indicador sobre suficiencia.

La reunión que mantuvo Iglesias con Sánchez en La Moncloa se produjo además en un momento de convulsión política después de que el Ejecutivo aceptara la actuación de un relator en la mesa de diálogo de partidos catalanes, lo que ha sido muy criticado por la oposición.

Dada esa coincidencia es muy probable que ese asunto estuviera también sobre la mesa.

La propuesta ha sido respaldada por Podemos, cuyos dirigentes han recordado estos días que ellos siempre apostaron por la "mediación" para facilitar el entendimiento y el diálogo y buscar una solución política a la crisis territorial y el conflicto catalán.