Tarifa eléctrica
Imagen de una factura de la luz. JORGE PARIS

Es posible que más de un español se haya llevado las manos a la cabeza cuando ha visto el recibo de la factura de la luz correspondiente al mes de enero. No es para menos: según los datos, el precio de la electricidad es un 25% más caro que en enero de 2018. En principio, según explican desde la organización de consumidores OCU, se debe a "la climatología y los derechos de emisión de CO2", cuyo precio se ha elevado fuertemente.

Los combustibles, los derechos de emisión, el pool o subasta de las eléctricas... Cada mes, un nuevo elemento hace que los precios se incrementen sin que el usuario pueda hacer nada para remediarlo, aparte de pensárselo dos veces antes de encender la luz.

Facua, otra organización de consumidores que lleva años denunciando este encarecimiento, ha publicado este miércoles un informe que muestra la tendencia de los precios eléctricos gracias a consultar más de 50.000 recibos españoles. Los datos llaman la atención: la factura de la luz ha subido, de media, un 78% en los últimos 15 años.

Según Facua, el usuario medio con tarifa regulada –la que depende de la subasta eléctrica– pagó 926 euros de media en 2018, más de 400 euros más que en 2003, cuando cada ciudadano desembolsó 522 euros. En cuanto a la media mensual, la asociación la cifra en 77,28 euros en 2018, unos 30 euros más que hace tres lustros.

Facua también destaca el aumento del término fijo de la factura, que integra la potencia contratada, y que ha subido un 152,8% en estos quince años, ya que ha pasado de 1,73 euros por kilowatios (kW) mensuales en 2003 a los 4,36€/kW mensual vigentes desde enero de 2017 hasta ahora.

El año 2018 también ha estado a punto de batir un récord de encarecimiento, pero se ha tenido que conformar con la medalla de plata: Facua apunta a que ha sido "el segundo año con la luz más cara de la historia", justo por detrás de 2012, cuando el coste anual para el usuario medio fue de 958,41 euros. Además, tres de las cinco facturas mensuales más caras de la historia tuvieron lugar el pasado año.

Los precios se mantendrán en febrero

Esta subida no se explica –según destacó ayer el portavoz de Facua, Rubén Sánchez– con el aumento de los precios, ya que la subida del IPC fue solo la mitad en estos 15 años. Sánchez ha recalcado que tiene que ver con "el aumento del margen de beneficios del boyante sector de las eléctricas". Además, Sánchez piensa que los Gobiernos que han ido sucediéndose en España han estado más pendientes de que las empresas eléctricas  "se forren a nuestra costa, que de velar por los intereses de los consumidores".

El año pasado cerró en máximos, y este que ahora comienza se prevé incluso peor. Además del encarecimiento de la luz en el mes de enero, la OCU apunta a que febrero va por el mismo camino:"La cosa no parece que vaya a cambiar durante este mes", destaca la asociación en un comunicado."Todo parece indicar que los precios se mantendrán.El mercado de futuros indica que febrero cerraría con precios similares. Habrá que esperar a marzo o abril para que llegue una rebaja en el mercado mayorista", aseguran. Los más perjudicados por el aumento en enero, según la OCU, han sido los hogares que cuentan con  "calefacción por acumuladores eléctricos", ya que "concentran elevados consumos en estos meses".

Ribera piensa en bajar el IVA eléctrico

El Gobierno sigue lidiando con un precio de la luz disparado y con millones de consumidores vulnerables que no pueden pagar el recibo. La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció a finales de enero en el Senado que, junto a la titular de Hacienda, se encontraba estudiando bajar el IVA de la luz (actualmente en el 21%) al reducido del 10%"para según qué consumidores".

Esta medida, que llevan pidiendo asociaciones de usuarios y oenegés durante años, choca con los planes presupuestarios, que tendrían que modificarse. El portavoz de Facua recuerda que nuestro IVA eléctrico es de los más altos de los países de nuestro entorno: en el Reino Unido, este impuesto es del 5%. Facua pide bajar hasta el 4%para asegurar que todos los españoles puedan aguantar lo que queda de invierno.