El gobierno de Los Angeles aprobó este martes una ley para esterilizar a la mayoría de los perros y los gatos de la ciudad, con el fin de terminar con los numerosos sacrificios de mascotas que se realizan cada año, según medios locales. Con esta normativa, la ciudad de las estrellas castrará a los perros y los gatos cuando alcancen los cuatro meses de edad.

El incumplimiento de la ordenanza supondrá penas económicas para los dueños
Los expertos están de acuerdo en que castrar es la mejor solución a largo plazo para el problema de la superpoblación. No es sólo lo mejor que se puede hacer, es lo correcto", declaró el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, en una rueda de prensa en la que contaba con el apoyo de grupos en favor de los derechos de los animales.

El Ayuntamiento de una de las urbes más pobladas de EEUU quiere terminar con los sacrificios de mascotas que realizan cada año. En 2007, 50.000 perros y gatos fueron a parar a los centros de acogida dispuestos por las autoridades públicas, que sacrificaron a un 27 por ciento.

Dos millones de dólares

Estos sacrificios supusieron un coste de dos millones de dólares para las arcas municipales. El incumplimiento de la ordenanza supondrá penas económicas para los dueños que se resistan a castrar a sus mascotas.

Desde un mero aviso por escrito, si es la primera vez, hasta una multa de 500 dólares ó 40 horas de servicio comunitario desde la tercera infracción. Los gatos y los canes que tomen parte en competiciones, así como los perros guías, los utilizados por la policía, o los pertenecientes a criadores profesionales, quedarán exentos del cumplimiento de esta ley.