Gwyneth Paltrow acudió como invitada al programa The Tonight Show, presentado por el famoso Jimmy Fallon, y durante su visita terminó jugando a  Slay it, don’t spray it.

Básicamente, consiste en un concurso en el que Fallon y la celebrity que va al programa tienen que cantar en un karaoke, pero llegados a un punto la letra de la canción desaparece y el participante debe seguir la letra solo. Si se equivoca se le castiga con un chorro de agua que va directo a la cara.

Las cosas empezaron mal para la actriz quien se horrorizó porque la primera canción que le tocó fue No Tears Left to Cry de Ariana Grande y a la segunda estrofa ya le estaban mojando la cara e incluso el pelo.

"¡Oh Dios mío! ¡Eso fue intenso!", dijo Fallon riéndose al ver la repetición a cámara lenta.

Luego, fue el turno de Fallon que entonó There’s Nothing Holding Me Back de Shawn Mendes y fue penalizado también con agua. 

Segunda vuelta y sigue Paltrow con Genie in a Bottle de Christina Aguilera de la que no se sabía ni tres palabras. Otra ducha para la empresaria. Por suerte, Fallon también se equivocó en el segundo tema que ni le sonaba: Rapper’s Delight de The Sugar Hill Gang.

El duelo sonoro terminó en tablas porque la canción final, Hey Ya de Outkast, concluyó con una bonita ducha para los dos concursantes.

La estrella insistió en que su hija Apple, de 14 años, sin duda odiaría su participación en el programa: "La saco de quicio si hago algo tonto en público".