Colegio, escuela, aula, primaria, clase, niño, niña, niños, estudiando
Una alumna levantando la mano en una clase. Europa Press - Archivo

Tras seis años sin convocar plazas docentes, el Departament de Educació sacó a concurso 400 en 2017 y 2.000 en 2018 y este lunes ha publicado en el Diari Oficial de la Generalitat una convocatoria mucho mayor, de 5005, en 2019, de las que 3.064 serán para Primaria, 759 para Secundaria y 642 para Formación Profesional (FP). Sin embargo, a pesar de que los exámenes se llevarán a cabo este año, los aspirantes seleccionados no obtendrán destino hasta el inicio del curso 2020-2021, debido a cambios en las pruebas que alargarán el proceso de selección y harán que no esté terminado para el inicio del próximo curso.

Así lo ha explicado el conseller de Educació, Josep Bargalló, que ha asegurado que estas modificaciones "se han negociado con los sindicatos" y que van orientadas a priorizar las competencias básicas de los docentes respecto a la memorización. Para ello, se introduce como novedad la inversión del orden en el que se realizaban hasta ahora los exámenes. Es decir, si antes todos los aspirantes hacían la prueba práctica y de temario y solo los que la aprobaban hacían la de presentación de la programación y la unidad didáctica, más larga tanto a la hora de realizarse como de corregirse, ahora será al revés. Por ello, habrá más profesores que necesitarán más tiempo para las oposiciones y para que eso no interfiera en la actividad de los centros educativos, ha señalado Bargalló, los exámenes se iniciarán a finales de este curso, por lo que los resultados no se conocerán hasta octubre.

Otro de los factores que alargarán la selección de candidatos es que los aspirantes podrán presentar alegaciones al final de cada prueba y no solo cuando termine todo el proceso como ocurría hasta ahora.

"No nos da miedo que las oposiciones se alarguen. Queríamos más calidad, más oportunidades y menos alteración de la vida en las aulas", ha apuntado Bargalló.

El conseller ha explicado, por otro lado, que el periodo de presentación de solicitudes empezará el día 16 de este mes y acabará el 4 de febrero y que, como en la última convocatoria de plazas docentes, la parte temática del examen supondrá un 30% de la calificación y la práctica, un 70%.

!No queremos a las personas que sepan más matemáticas, sino a quienes las sepan explicar mejor", ha dicho el director general de Profesorado y Personal de Centros Públicos, Ignasi Garcia-Plata, mientras que Bargalló ha asegurado que si las oposiciones no estuvieran también reguladas por la normativa estatal, el Govern eliminaría la parte temática de los exámenes porque "con la práctica sabes si la memoria está consolidada con conocimientos y habilidades".

El objetivo de la Generalitat con estas oposiciones, ha señalado García-Plata, es "estabilizar a profesores interinos como funcionarios", en un momento en que se ha llegado a "una tasa de interinidad excesiva" –aproximadamente del 43% en Secundaria y Bachillerato, del 27% en Primaria y del 50% en FP–. El Govern pretende que esta se reduzca a entre el 8% y el 10% en 2023, cuando prevé haber sacado a concurso unas 20.000 plazas contando las de 2019. Se espera que a las de este año se presenten unos 50.000 aspirantes, un 90%, interinos.

Un coste de tres millones

La Generalitat calcula que todo el proceso de oposiciones supondrá un coste de alrededor de tres millones de euros, que se destinarán a las dietas de los tribunales, el alquiler de espacios y la compra de material.

La lista definitiva de admitidos y excluidos en las pruebas se publicará la segunda quincena de mayo.

Los sindicatos piden más

El sindicato de enseñanza USTEC-STEs, que en los últimos meses ha protagonizado movilizaciones para reclamar más profesores, ha valorado positivamente en un comunicado que los exámenes se convoquen este año y que beneficien a los docentes con más experiencia, los interinos.

Sin embargo, ha defendido una "doble vía" de acceso a la función pública, que permita entrar por oposiciones o por un concurso de méritos, una opción que está prevista para situaciones como la actual, en las que hay una elevada tasa de interinidad. Y es que, ha apuntado, para algunos docentes, por su situación personal, el proceso de oposición es un "obstáculo insalvable".

El sindicato ha recordado que hizo esta propuesta en diciembre pero no fue aceptada y que por ello pidió que se cambiara el orden de las pruebas.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.