Alumnos inician clases.
Alumnos inician clases. ACN

Los colegios catalanes han retomado este miércoles las clases tras el parón estival e inauguraron el curso lectivo 2018-2019 con normalidad en las aulas excepto en las 21 escuelas en las que la actividad docente tendrá que convivir con obras que no han finalizado en agosto debido a los últimos aguaceros y a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Lo confirmaba el conseller d'Ensenyament de la Generalitat, Josep Bargalló.La cifra de centros afectados por trabajos ha sido finalmente menor a la inicialmente anunciada por el Govern, que la elevaba a los 30 a principios de este mismo mes de septiembre.

Para los sindicatos, caso de la UGT, el inicio del curso viene marcado por la falta de personal docente en las aulas catalanas, que cifran en 7.200 profesores. Estos serían los necesarios para poder igualar la misma cantidad de personal que la movilizada en el año 2010, justo antes del inicio de los recortes en educación.

Con este refuerzo, desde Ustec-Stes, su portavoz, Ramon Font, considera que se podrían mejorar las sustituciones de maestros con unos 500 efectivos extras, compensar el recorte de la segunda hora lectiva, con 3.000 más y, con el resto, reducir las actuales ratios de estudiantes en clase, de 21,23 en P-3 y 28,26 en primero de ESO.

Para poder aumentar la plantilla, el sindicato confía en que la Generalitat aporte 70 millones de euros extraordinarios a los Presupuestos para 2019 y, en caso de que no se aumente la dotación o no haya un acuerdo sobre las cuentas, no descartan llevar a cabo movilizaciones.

Estos 70 millones de más servirían para incrementar la plantilla de docentes en unos 5.000 -aunque calculan que faltan 7.200 para llegar a la capacidad de 2010- en el inicio del próximo curso 2019-2020: esto permitiría revertir el recorte de la segunda hora lectiva (3.000 docentes más), mejorar las sustituciones (500) y reducir las ratios (el resto), al ser los objetivos que ven "más prioritarios".

Las sustituciones se mejorarían recuperando que cuando haya una baja de un tercio de jornada, se sustituya media, mientras que las ratios tienen que bajar para poder avanzar en el cumplimiento del decreto de escuela inclusiva, que recoge que los alumnos con necesidades especiales vayan a escuelas ordinarias y solo queden en centros especiales los pluridiscapacitados.

21 escuelas inician curso escolar con "incidencias"

El conseller de Enseñanza de la Generalitat, Josep Bargalló, ha afirmado que un total de 21 escuelas iniciarán el nuevo curso escolar con "incidencias" por obras no acabadas, debido al retraso en las licitaciones provocado por la aplicación del artículo 155 y las adversidades meteorológicas durante este verano. 

"Los centros escolares han abierto con normalidad, excepto 21 en los que hay incidencias por el retraso de las obras previstas a causa del 155 y de los aguaceros de los últimos días", ha explicado Bargalló, y ha asegurado que 16 de estos centros empezarán las clases en otros espacios.

Asimismo, ha afirmado que el lunes 17 de septiembre "todos los centros empezarán las clases con normalidad y no habrá planes B", aunque ha admitido que cinco escuelas aún estarán afectadas por las obras, que no incidirán en el funcionamiento de los centros.

En relación a una hipotética falta de docentes, Bargalló ha achacado la falta de profesores de determinadas asignaturas a la "falta de titulados universitarios en filología catalana, filología hispánica y ciencias exactas".

Al ser preguntado por la inversión en educación del Govern, Bargalló ha dicho que "no esta claro" que Catalunya esté por debajo de la media española, aunque ha admitido que sí está bajo la media europea, y ha reclamado más presupuesto y personal docente que no sean profesores, como administración, servicios o psicólogos, entre otros.     

Clases provisionales en el antiguo hotel de Cal Duch

Los 47 alumnos del nuevo instituto de secundaria de Mollerussa han iniciado este miércoles el curso escolar y lo han hecho de manera provisional en las instalaciones del antiguo hotel de Cal Duch, de propiedad municipal, que ya estaban habilitadas porque hace unos años acogieron también provisionalmente a la escuela Les Arrels y, se da el caso, que ya fueron utilizadas por algunos de los actuales estudiantes cuando cursaron Educación Infantil. A pesar de que la previsión inicial era que sólo pasaran el primer trimestre, Ensenyament prevé que los alumnos del nuevo instituto tendrán que estar en el hotel de Cal Duch todo el curso entero, a la espera de poder disponer de los terrenos donde se tiene que ubicar de forma definitiva el equipamiento.

De momento, se denomina Instituto de Mollerussa 4 pero la voluntad de la dirección es que la comunidad educativa, con una especial implicación del alumnado, acabe escogiendo un nombre para el nuevo centro. Inicialmente, el instituto, que es el primero de Mollerussa que ofrece alemán, cuenta con dos líneas de primero de ESO, que ampliará el próximo curso con el segundo curso.

Módulos prefabricados a la espera del nuevo centro

Los alumnos de la escuela de la Arrabassada de Tarragona han iniciado el curso escolar este miércoles en módulos prefabricados. El centro educativo lleva doce años esperando la construcción de un nuevo edificio. Las obras, presupuestadas en 4,5 millones de euros y puestas en marcha este mes de mayo, tienen un plazo de ejecución de 22 meses. En la primera visita de obras, el delegado del Gobierno, Òscar Peris, ha explicado que las actuaciones van según el calendario previsto.

Por otro lado, la reanudación del curso lectivo se ha producido con "total normalidad" y sin ninguna incidencia remarcable en el Campo de Tarragona, más allá de alguna "obra concreta atrasada por el 155", ha remarcado Peris, que no ha afectado el regreso a las aulas. En cuanto al Instituto Martí y Franquès de la ciudad de Tarragona, el Departament d'Ensenyament prevé exponer a finales de año qué solución adoptará para dar respuesta al incremento de estudiantes de secundaria, dado que el centro ha tenido que ampliar las instalaciones, de forma provisional, con módulos prefabricados.

Sedes separadas por kilómetros

El instituto Ermessenda de Girona es uno de los tres centros de la demarcación que cuenta con dos sedes. Este es el segundo curso que el instituto está repartido entre un espacio del edificio Bisbe Cartañà, ubicado en Montilivi, y en unos barracones situados en Can Prunell, en el barrio de Palau, con una distancia de dos kilómetros entre las dos sedes. La directora del instituto, Maite Cases, afirma que comparten "proyecto educativo" pero que, en la práctica, "funcionamos como si fuéramos dos centros pequeños".

El equipo directivo está repartido entre las dos sedes del instituto y de este modo, se consigue una buena coordinación. Además, los equipos docentes realizan "reuniones semanales o mensuales" para valorar como se está llevando a cabo el proyecto en común. El curso pasado arrancó la actividad escolar en los módulos de Can Prunell con tres líneas de primero de ESO. Este año se ha ampliado el número de barracones para albergar a alumnos de primero y segundo. En paralelo, la sede de Cartañà cuenta con dos grupos por cada curso desde primero hasta cuarto de ESO.

Protesta para reclamar un nuevo centro

Unas 300 personas entre padres, alumnos y profesores han protestado este miércoles a primera hora de la mañana ante la escuela-instituto de Verges (Baix Empordà) para reclamar un nuevo centro unificado. La representante de la asociación de familias de alumnas (AFA), Diana Canals, asegura que las actuales instalaciones no pueden asumir el volumen de niños que actualmente tienen y que la separación de 700 metros que hay entre la escuela y el instituto dificulta la coordinación del equipo directivo, que es compartido.

Las familias iniciaron las movilizaciones a finales del curso pasado y anuncian que las continuarán hasta que consigan su objetivo. Por eso, hoy han retrasado media hora el inicio de las clases y han gritado consignas como 'Basta de parches, instituto-escuela nueva'. El director adjunto de los Serveis Territorials d'Ensenyament en Girona, Xavier Vilar, ha admitido la situación que sufre el centro pero ha dicho que de momento no pueden dar ningún calendario porque la problemática de los módulos prefabricados afecta muy especialmente la demarcación y hace falta una planificación a nivel de todo Cataluña.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.