Pedro Sánchez recibe a Quim Torra en La Moncloa
Sánchez y Torra en su de momento única reunión, en La Moncloa, en julio. POOL - Archivo

La única reunión que contempla el Gobierno de cara a la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona el 21 de diciembre es un encuentro entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y no una "cumbre" entre ambos gobiernos, algo que querría la Generalitat y que este vienes ha descartado por completo la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa.

En rueda de prensa al término del Consejo de Ministros, Celaá ha apuntado que "el formato habitual" en este tipo de eventos -en el que el Gobierno se desplaza a otra comunidad autónoma para su reunión semanal- es que el presidente autonómico en cuestión "es el anfitrión" y "se encuentran en ese formato de normalidad absoluta".

Celáa ha vuelto a rechazar el formato que hace meses propuso la Generalitat, que en lugar de una reunión entre los dos presidentes, el encuentro fuera una "cumbre bilateral", como si Gobierno y Govern no fueran instituciones del mismo Estado.

"El presidente del Gobierno ha dicho que hay una oportunidad de reunirse, pero esto no es una comisión, no es una cumbre, es un Consejo de Ministros", ha señalado Celáa, que ha insistido en que "el formato es el que es. Es una reunión del Consejo de Ministros español en territorio nacional y corresponde al anfitrión comportarse de acuerdo a estas costumbres".

No obstante, la portavoz del Gobierno no ha sido tan contundente al descartar que en un eventual encuentro entre Sánchez y Torra pueda, sin ser una cumbre, haber más miembros de ambos gobiernos. Por ejemplo, que estén presentes la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la ministra de Política Territorial, Meritxel Batet, por una parte y el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, y la consellera de Presidencia, Elsa Artadi, por otra.

Celáa ha indicado que el "formato" adecuado es el de los dos presidentes pero también ha admitido que las agendas están "abiertas" de momento.

En todo caso, probablemente haya un encuentro entre Sánchez y Torra un día antes del 21-D, porque ambos asistirán a la cena de entrega de premios Ferrer i Salat de la patronal catalana Foment del Treball.

Seguridad y reunión

A una semana para el Consejo de Ministros que se celebrará en Barcelona, junto a la seguridad, una de las cuestiones más candentes tienen que ver con si finalmente se celebrará la reunión entre Sánchez y Torra, tal y como quiere el presidente del Gobierno y como ya hizo cuando la reunión de su gabinete se trasladó a Sevilla en octubre. Entonces, Sánchez mantuvo un encuentro con la anfitriona, la presidenta de la Junta, Susana Díaz.

No obstante, la reunión con Torra aún no está confirmada. De momento, Sánchez y el president sólo se han encontrado en una ocasión, en La Moncloa el pasado mes de julio. De allí, Torra salió dispuesto a repetirlo en cualquier momento en Barcelona, y la oportunidad parecía perfecta el próximo 21 de diciembre, aprovechando será el anfitrión del Consejo de Ministros.

No obstante, la Generalitat lleva meses titubeando sobre este encuentro. Primero, reclamó que, en lugar de un encuentro entre Sánchez y Torra, se celebrase una "cumbre bilateral", que alude al encuentro entre dos gobiernos en pie de igualdad, como si fueran de dos países distintos. La negativa que ha dado este viernes Celáa es la última de las veces que el Ejecutivo ha descartado tal posibilidad.

Después, el Govern se ha excusado en que no había recibido una petición formal por parte del Gobierno para el encuentro Sánchez y Torra, algo que se solventó definitivamente este jueves con la carta que ha remitido.

Un día antes, Artadi volvía a abrir al puerta a un encuentro entre ambos presidentes siempre que, dijo, no sea "protocolario".

Confianza en los Mossos

Por otra parte, la semana que viene se conocerá la amplitud exacta del dispositivo de seguridad que se pondrá en pie para garantizar la seguridad, la "normalidad", en torno al Consejo de Ministros de Barcelona y que estará compuesto por un millar de agentes de Polícia y Guardia Civil de fuera de Cataluña, que deberán coordinarse con los Mossos d'Esquadra.

A pesar de las órdenes que la semana pasada cumplieron para no impedir que los Comités de Defensa de la República (CDR) no levantaran peajes en autopistas catalanas y de las movilizaciones que ya hay convocadas para el 21 de diciembre, Celáa ha mostrado este viernes la confianza del Gobierno en que los Mossos actuarán correctamente y la Generalitat garantizará la seguridad de la jornada.

"El propio Gobierno de Cataluña ha reafirmado su compromiso con la seguridad ciudadana y con la reunión del Consejo de Ministros", ha dicho la portavoz, que "por supuesto" también ha confiado en que "los Mossos cumplan con su deber profesional, la cobertura del Consejo de Ministros con criterios profesionales".