Los Jesuitas de Cataluña investigarán posibles abusos en sus colegios desde los años 60

  • Se trata de la primera orden religiosa en España que anuncia una investigación interna para documentar los posibles casos de conductas impropias sobre menores. 
  • Luis Tó González, profesor del colegio Sant Ignasi de Barcelona, fue condenado a dos años de prisión en 1992 por abusar de una niña.
Registro del domicilio de un detenido por abusos sexuales.
Registro del domicilio de un detenido por abusos sexuales.
GUARDIA CIVIL

Los jesuitas de Cataluña han anunciado este jueves que la compañía religiosa ha iniciado "una investigación sistemática de los posibles casos de abusos sobre menores o conductas impropias que en el pasado" hayan podido suceder en sus colegios desde los años 60.

El delegado provincial de los Jesuitas de Catalunya, Llorenç Puig, y el director general de Jesuïtes Educació, Enric Masllorens, firman un comunicado en el que expresan que la Compañía de Jesús es "consciente de que aún hay una asignatura pendiente en la investigación del pasado" y que le preocupa "la necesidad de asegurar una memoria fiel y honesta del pasado, y de responder a posibles víctimas".

Los jesuitas aseguran que informarán de los resultados de la investigación que han abierto "siempre respetando la voluntad de las víctimas y el derecho a la presunción de inocencia de las personas".

Se trata de la primera orden religiosa en España que anuncia una investigación interna rigurosa para documentar todos los posibles casos que se hayan podido dar de abusos o conductas impropias sobre menores en sus colegios.

Profesor condenado a dos años de prisión

Hace unos días, el diario 'El País' informó del caso de Luis Tó González, profesor del colegio Sant Ignasi de Barcelona y condenado a dos años de prisión en 1992 por abusar de una niña. El religioso no cumplió la pena por no tener antecedentes.Tras la sentencia, fue enviado a Bolivia, donde murió en 2017.

Los jesuítas admitieron que fue un error no abrir un proceso canónico a Luis Tó González y que entonces "no se valoró bien la gravedad de los hechos". Confirman además que la gestión de estos casos "en ocasiones ha podido ser deficiente" o las medidas tomadas han podido ser "incompletas". Por eso, los jesuítas piden perdón a las víctimas y a sus familias y lamentan no haber estado "a la altura de la confianza depositada" en sus centros.

También muestran su "pesar por el dolor" causado a personas "que tendrían que haber estado protegidas y seguras" en sus centros. Del mismo modo quieren dar el apoyo y acompañamiento a las personas afectadas y facilitan un correo electrónico para hacer llegar cualquier tipo de información.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento