La Fiscalía Antiterrorista de París ha abierto investigación por asesinato y tentativa de asesinato en relación con una organización terrorista, así como por asociación de malhechores terrorista criminal, el incidente de este martes en el que murieron al menos tres personas y otras 13 resultaron heridas.

El ataque comenzó hacia las 19.50 hora local (18.50 GMT). El hombre entró en el perímetro del mercado de Navidad y tras abrir fuego contra la gente se dio a la fuga robando un taxi.

El autor tiene antecedentes por delitos de delincuencia común, por los que había sido condenado en Francia y en Alemania, y estaba fichado por la policía dentro de su archivo de sujetos radicalizados.

La cadena "BFM TV" indicó que tiene 29 años de edad y que su casa fue registrada por la mañana en el marco de una investigación por robo, pero los agentes no le encontraron.

Las pesquisas han sido confiadas a la Subdirección Antiterrorista de la policía francesa (SDAT), a la Policía Judicial de Estrasburgo y a la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI), y el fiscal de París se dirigió al lugar de los hechos, adonde también fue el ministro del Interior, Christophe Castaner.

El mercado de Navidad de Estrasburgo se remonta al año 1570 y es uno de los más antiguos de Europa, además del primero de Francia. Aunque había sido objeto de atentados frustrados en el pasado, el alcalde de esa localidad, Roland Ries, dijo este año al presentar el despliegue de seguridad que mantenerlo era un "deber republicano".

Testigos que oyeron los disparos pensaron que podía tratarse de petardos. La policía pidió a los ciudadanos que no salieran de casa y que facilitaran el paso de los servicios de emergencias y de las fuerzas del orden, y la orden de confinamiento no se levantó hasta bien entrada la noche.

Uno de los propietarios del Bar à Popol, Renaud Faller, cuyo establecimiento está cerca del lugar de los hechos, indicó a EFE que sus clientes estuvieron tranquilos, a la espera de que se diera por terminada la situación.