El PSOE se presentará a la investidura para presidir la Junta de Andalucía como formación ganadora de las elecciones de este domingo, pero también iniciará un proceso de "regeneración" del partido en Andalucía en el que este lunes el secretario de Organización, José Luis Ábalos, no ha descartado que tenga como consecuencia la dimisión de Susana Díaz.

Ábalos ha comparecido por segundo día consecutivo en la sede federal del PSOE, en la calle Ferraz de Madrid, donde ha hecho valer que, a pesar de una caida más acusada de la espera, los socialistas andaluces quedaron como primera fuerza, por lo que ha afirmado que corresponde a esta formación "liderar" el proceso de investidura.

En la lectura interna, Ábalos ha recordado que la campaña que dirigió Susana Díaz fue estrictamente autonómica por expreso deseo de la todavía presidenta de la Junta y que, tras los resultados, el PSOE andaluz va a abrir un "proceso de reflexión" al que va a contribuir la dirección federal del partido "contribuyendo a la necesaria regeneración de nuestro proyecto en Andalucía", ha dicho el número tres del PSOE.

Preguntado directamente sobre si Díaz debería dimitir dados los resultado y ante las dificultades que se prevén para que vuelva a ser investida presidenta de la Junta, Ábalos ha apuntado, al contrario que la investidura misma, que también depende de que el PP y Ciudadanos quieran unirse a Vox, "esto forma parte de nuestra responsabilidad, como dirigentes sabemos que nuestro papel está siempre subordinado al éxito de la organización política".

"Los compañeros de Andalucía son suficientemente responsables para llevar delante su proceso y aportar lo mejor de sí mismos", ha dicho el secretario de Organización del PSOE sobre la "reflexión" sobre la "regeneración del partido en Andalucía. "En un un proceso que se presume muy abierto", ha añadido.

Al contrario de la campaña, en la que el PSOE andaluz tuvo el mando, Ábalos ha señalado que en el proceso que se abre ahora Ferraz tendrá un peso mucho mayor. "La dirección federal se siente responsable e implicada en este proceso y va a ejercer como tal", ha advertido.

El proceso de reflexión tendrá su pistoletazo de salida este martes, en la Ejecutiva federal que ha convocado el PSOE para hacer un análisis más pormenorizado de los resultados de las elecciones de este domingo.

Llamamiento a Ciudadanos

Por lo que respecta a la investidura, Ábalos ha insistido en que el PSOE "es el partido más votado, además en el 80% de los municipios y, consiguientemente, con este resultado, va a ejercer la responsabilidad que le corresponde y va a liderar la solución de gobernabiliadd que le corresponde".

En este sentido, Ábalos ha lanzado un llamamiento a Ciudadanos, con la intención de que vuelva a apoyar al PSOE como hizo en la pasada legislatura o "pretende embarcarse en una aventura con la extrema derecha".

Sobre la posibilidad de que el PSOE se sume a Adelante Andalucía para apoyar la investidura del candidato naranja, Juan Marín, y frenar así a Vox, Ábalos ha insistido en que la postura del PSOE es intentar su investidura. Frente al "sacrificio" que supuso la abstención del PSOE para que gobernara Mariano Rajoy, "todavía no he visto sacrificios en el otro lado, simplemente para evitar a la tercera fuerza un coqueteo con la extrema derecha no parece muy sensato", ha dicho.

A pesar de que Díaz se ha pasado la campaña acusando a PP y Ciudadanos de querer bloquear la formación de Gobierno y abocar a unas nuevas elecciones, Ábalos no ha descartado esta posibilidad, no como "un objetivo", pero sí como "resultado de la incapacidad para encontrar una fórmula que permita la investidura".

Ciudadanos, con el PSOE o con Vox

En su intervención un día después de las elecciones andaluzas, el mensaje de la dirección federal del PSOE tiene dos vectores claros, externo e interno.

De cara a los otros partidos, Ábalos ha dejado claro que el PSOE intentará la investidura como fuerza más votada y que no piensa socorrer a partidos como Ciudadanos para darle la presidencia de la Junta a cambio de que no pacten con Vox. Esto, ha subrayado, será responsabilidad de los de Albert Rivera y también del PP, a quien este lunes ha reprochado que "está muy a gusto con seguir a remolque de la iniciativa que la extrema derecha ha ido marcando".

"Parace que no le importa tener un papel subordinado a los mensajes de extrema derecha", ha dicho Ábalos del PP.

A Sánchez le habría ido mejor

En clave interna, además de referirse a un proceso de "reflexión" y "regeneración" sobre el proyecto socialista en Andalucía en el que no puede descartarse la salida de Díaz, Ábalos ha trazado una clara línea entre la presidenta en funciones y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que su número tres en la dirección federal ha aventurado que habría obtenido tan malos resultados en Andalucía en unas generales. "No lo sé, pero sí que la participación habría sido mayor porque siempre aumenta en las generales", ha dicho.

Ábalos ha insistido en salvar a Sánchez de la debacle socialista en Andalucía porque aunque ha admitido que "todo tiene implicaciones", ha recordado que "en esta campaña el PSOE andaluz decidió poner el punto central en Andalucía". Para Ábalos, está claro que la participación, talón de Aquiles de Díaz en esta ocasión, habría sido mejor para el PSOE en unas generales con Sánchez. "La participación hubiera sido otra y los resultados hubieran sido otros", ha reiterado.

Asimsimo, Ábalos ha rechazado la teoría según la cual los resultados en Andalucía son una censura a la relación entre Sánchez y los independentistas catalanes, que apoyaron su investidura. "Nosotros nunca hemos dicho que compartimos valores con los independentistas", ha dicho y ha añadido, que por el contrario, PP y Vox comparten "valores" y "referentes".

Votantes de Vox

Por otra parte, el PSOE ya ha empezado a reflexiónar por qué Vox ha conseguido entrar en un Parlamento, y nada menos que con 12 diputados. La primera conclusión ha sido separar a los dirigentes de esta formación y sus ideas y a los 400.000 andaluces que les han votado, a los que se ha referendo como "los perdedores de la crisis" y a quienes el PSOE dirigirá sus políticas.

"Como siempre, respeto a los votantes", ha dicho Ábalos, que ha afirmado que "debemos ir más allá del mero respeto y hacer un esfuerzo por comprender las razones que llevan a los electores a adoptar posiciones más extremas de las necesarias".

.