Casado
Casado, en el Senado. EFE

La renovación del Consejo General del Poder Judicial  ha desatado una crisis institucional importante. El pacto entre el PSOE y el PP para cambiar a los miembros de este órgano parece que ha quedado roto. Y es que los populares presentaron este martes en el Senado una enmienda a la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial con el objetivo de volver al sistema de 1980.

En la era de Felipe González, los miembros se elegían en unas elecciones abiertas entre todos los jueces. A través de las urnas, se votaban a los doce candidatos. Esto dista mucho del procedimiento actual, en el que son los partidos políticos quienes tienen la última palabra.

La propuesta del PP excluye al Congreso y al Senado de cualquier participación en el proceso. Casado aseguró que dan este paso "por dignidad" y para preservar "la independencia de los jueces".

"Queremos volver al sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial que consagra la Constitución y fortalecer la independencia judicial y la separación de poderes en España", compartió el líder popular en las redes sociales.

A pesar de la insistencia de Sánchez por mantener el acuerdo, el Partido Popular se desmarca entre la polémica de la posición del Gobierno. Eso sí, no cierran la puerta a futuras conversaciones, tal como había pedido la presidenta del Congreso, Ana Pastor.