Aina Clotet
La actriz Aina Clotet, en la presentación de la película 'Durante la tormenta', este noviembre. GTRES

La actriz Aina Clotet ha salido al paso de la polémica generada por las informaciones que revelaban que fue despedida de la serie Déjate llevar, creada, dirigida y protagonizada por Leticia Dolera, por comunicar que estaba embarazada.

Clotet ha hecho un extenso comunicado en el que explica cómo fue el proceso de su despido. "A finales de junio fui seleccionada para interpretar un personaje protagonista de la serie", explica, pero "a principios de julio, descubro que estoy embarazada de cuatro semanas. Conozco perfectamente las características del personaje y decido comunicar la noticia inmediatamente a la directora, con la voluntad de ayudar a la producción y para que se puedan plantear la organización del rodaje teniendo en cuenta mi estado".

La actriz asegura que comunicó la noticia "por lealtad al proyecto" y porque asumió "que la producción de una serie marcadamente feminista y que plantea la dificultad de ser mujer y madre en esta sociedad, consideraría todas las opciones para no excluirme solo por estar embarazada".

"Dos días después de comunicar la noticia, la directora me informa telefónicamente que no cree que puedan contar conmigo porque hay un problema con la póliza del seguro, que establece un coste altísimo para cubrir cualquier problema derivado del embarazo y que además ven complicado cambiar el plan de rodaje", cuenta Aina Clotet en su nota.

La intérprete ofreció alternativas para que el rodaje fuera posible, según explica. "Empezaba a rodar estando de poco más de 3 meses y medio (no entre 4 o 6 meses, como se ha publicado), por lo que entendí que, con una planificación adaptada, podría rodar la mayoría de mis escenas antes de
que mi embarazo fuese perceptible. Si llegado el momento en que mi embarazo fuese visible, quedaran escenas pendientes de rodar, entendía que se podría recurrir a cualquiera de las técnicas que utilizamos de forma habitual en estas circunstancias, como adaptar el vestuario, ajustar planos de cámara, sugerir que el personaje, que ya es madre de dos niñas, no necesita tener un vientre completamente plano, usar dobles de desnudo puntuales, etc. Y así lo propuse".

Como modificar un plan de rodaje puede suponer un coste, la actriz asegura que puso "a disposición mi salario para cubrir cualquier coste adicional que mi embarazo pudiese suponer a la producción", pero ni siquiera eso bastó. "Días más tarde, en mi séptima semana de gestación y cuando todavía quedaban dos meses para que el rodaje empezara, el productor me transmite que, definitivamente, es legal y artísticamente inasumible mi presencia en la serie".

Como conclusión Clotet, que asegura que no respondió nunca a las preguntas de medios de comunicación sobre este asunto hasta que se filtró la noticia, piensa que "es necesario mostrar la otra cara de la moneda, la de la presión que tiene la mujer que se queda embarazada y tiene que decidir si esconde su embarazo para conservar el trabajo o lo explica para favorecer la organización del mismo".

"Creo, fervientemente, que ninguna mujer debería verse en la necesidad de ocultar algo así para proteger su carrera profesional y siento que es compromiso de todas y todos luchar por una sociedad justa y equitativa, que no reduzca las oportunidades de las mujeres en momentos tan cruciales como el embarazo o la maternidad", concluye el comunicado.