El Gobierno británico y la Unión Europea (UE) han acordado un "texto" para solucionar el futuro de la frontera entre las dos Irlandas, el principal escollo en las negociaciones sobre el brexit, ha informado este martes la cadena pública irlandesa RTE. El Reino Unido califica el acuerdo como de "nivel técnico", según la BBC.

Este medio indicó que el futuro acuerdo de salida incluye una salvaguarda para evitar el restablecimiento de una barrera física entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, tras el divorcio entre Londres y Bruselas, que será oficial el próximo marzo. Asimismo, citando a fuentes cercanas a las conversaciones, la RTE aseguró que el contenido del texto "es estable".

Esa garantía prevé que todo el Reino Unido permanecerá, de manera temporal, en una unión aduanera con la UE, mientras que se añadirán provisiones específicas para reforzar la unión de Irlanda del Norte con ese área económica y con las reglas del mercado único comunitario. En este sentido, el pacto de salida contendrá "un mecanismo de revisión" para evaluar los progresos efectuados es este área.

Negociaciones dentro del Gobierno

Theresa May, primera ministra británica, aceptó el pasado mes de diciembre la inclusión de una salvaguarda exclusiva para Irlanda del Norte y así evitar una barrera 'física' tras el brexit, a no ser que se hubiera incluido una solución alternativa o hasta un posible acuerdo entre Londres y Bruselas.

La salida británica de la UE está prevista para el próximo 29 de marzo y la primera ministra británica, Theresa May, prevé presentar este miércoles el acuerdo a su Gabinete de ministros para someter a votación en el Parlamento. Sin embargo, tuvo que dar marcha atrás ante las presiones del sector contrario a la UE de su partido y del norirlandés Partido Demócrata Unionista (DUP).

May les aseguró que no aceptaría un plan que fije la futura frontera con la UE en el mar de Irlanda, pues aislaría a Irlanda del Norte del resto del país (Inglaterra, Gales y Escocia) al crear dos áreas aduaneras dentro del Reino Unido, al tiempo que pondría en peligro su integridad territorial.

Un acuerdo "inaceptable"

Boris Johnson, que dimitió como ministro de Exteriores por sus discrepancias con May sobre la gestión de las negociaciones con Bruselas, ha afirmado este martes que el borrador del acuerdo es "inaceptable". Con este acuerdo, según ha declarado Johnson a la BBC, el Reino Unido pasaría a ser "un Estado vasallo" de la UE.

Ha añadido que, si se cerrase el acuerdo, sería la primera vez que el Parlamento británico dejara de decidir sobre sus leyes por primera vez en "mil años". El diputado indicó que, si el texto se llegara a presentar a votación en el Parlamento, él se opondrá a su aprobación.

"Significaría que deberemos aceptar normas y regulaciones de Bruselas sobre las que no tendremos nada que decir. Esto es francamente inaceptable para cualquiera que crea en la democracia", dijo el exministro, que antes del referéndum de 2016 lideró la campaña favorable al brexit, pese a que The Sunday Times reveló un artículo en el que se mostraba favorable a seguir en la Unión.

Sin mayoría que lo respalde

La primera ministra buscará el próximo miércoles el visto bueno sobre el borrador del acuerdo por parte de su gabinete, en el que una facción de los ministros se han mostrado hasta ahora críticos con la marcha del diálogo con Bruselas.

Si el Gobierno sigue adelante con ese acuerdo y trata de formalizar un tratado con los 27 socios comunitarios restantes, deberá presentarlo entonces ante los diputados, entre los que no tiene asegurada una mayoría para respaldarlo.

Jacob Rees-Mogg, parlamentario tory, otro de los líderes de la facción euroescéptica de los conservadores, afirmó que el documento "no cumple muchos de los compromisos que hizo la primera ministra" sobre el brexit.

Dudas en el Partido Laborista

El laborista Jeremy Corbyn, líder de la oposición británica, ha señalado este martes que ve "improbable" que el acuerdo al que han llegado el Reino Unido y Bruselas sea "bueno" para el país.

El político afirmó a través de Twitter que su formación esperará a conocer los detalles del texto, cuando tengan acceso a ellos, pero mostró su desconfianza dado "el caótico rumbo de las negociaciones".

"Los laboristas hemos sido claros desde el principio con que necesitamos un acuerdo que proteja el empleo y la economía", escribió Corbyn en la red social.

"Si este acuerdo no satisface nuestras seis exigencias y no funciona para todo el país, votaremos en su contra", agregó sobre la tramitación del pacto en la Cámara de los Comunes.

La libra sube en bolsa

La libra esterlina ha subido este martes un 0,70%, hasta 1,1536 euros —algo que no sucedía desde hace siete meses—, ante la perspectiva de que el Reino Unido y la Unión Europea sellen el acuerdo. Por su parte, el dólar estadounidense se ha revalorizado un 1,17%, hasta 1,3001 dólares.

"El gabinete y el Parlamento todavía deben aprobar esos planes, por lo que claramente aún no está todo resuelto", advirtió a la cadena BBC la analista Ruth Gregory, de la consultora de investigación económica Capital Economics.