Maletín con los presupuestos
El titular de Economía, Philip Hammond, defendió esta semana una salida suave de la UE que conlleve tan solo cambios "muy modestos". Neil Hall / EFE

Diversos dirigentes del ala euroescéptica del Partido Conservador británico, entre ellos la exministra para Irlanda del Norte Theresa Villiers, expresaron este domingo preocupación por el rumbo de las negociaciones con Bruselas sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Desde que la primera ministra británica, la también conservadora Theresa May, presentó sus prioridades para la negociación hace un año "la dirección del viaje parece haber ido en una sola dirección: hacia un 'brexit' diluido", señaló Villiers en un artículo en The Sunday Telegraph.

La dirigente "tory" alertó de que existe el "peligro real" de que Londres firme un acuerdo para mantenerse "dentro de la UE en todo menos en el nombre".

El exministro de Trabajo y Pensiones Iain Duncan Smith pidió por su parte en un artículo en el Sunday Express que May llame al orden al titular de Economía, Philip Hammond, que ha levantado polémica esta semana al defender en el Foro Económico de Davos (Suiza) una salida suave de la UE que conlleve tan solo cambios "muy modestos".

May "tiene una negociación seria entre manos y no necesita que el ministro de Economía contradiga la línea del Gobierno. Tiene que decirle: 'Hazlo otra vez y será tu último comentario como ministro'", sostuvo Duncan Smith, líder del Partido Conservador entre 2001 y 2003.

Según fuentes de la formación de gobierno citadas por el diario The Guardian, el ala más euroescéptica de los conservadores se prepara para someter a la primera ministra a una moción de confianza si no logra resultados satisfactorios en las elecciones locales en Inglaterra previstas para el 3 mayo.

"Ha habido definitivamente un giro contra ella. Si la gente pudiera tener una varita mágica mañana, (May) estaría fuera", expresó un dirigente conservador al periódico, que no ha revelado su identidad.

The Guardian asegura que diversos diputados han enviado este mes cartas al presidente del grupo parlamentario del Partido Conservador, Graham Brady, exigiendo una moción de confianza.

Brady no ha revelado hasta ahora cuántas misivas ha recibido en ese sentido, si bien esa votación se activaría de forma automática si llegan al menos 48 peticiones por parte de diputados "tories".

Ante la posibilidad de que se inicie una nueva campaña para liderar la formación, altos cargos del partido han criticado al ministro de Exteriores, Boris Johnson, y al de Defensa, Gavin Williamson, por anteponer su posible candidatura a suceder a May por encima de las necesidades del Gobierno, según The Guardian.

El rotativo reveló que la ministra de Interior, Amber Rudd, criticó en la última reunión del gabinete a Johnson por haber afirmado que el Reino Unido debe dedicar 100 millones de libras adicionales a la semana (114 millones de euros) a la sanidad pública con el dinero que dejará de pagar a la UE tras su salida del bloque.

Según The Times, diversos altos cargos han criticado por su parte a Williamson por crear "alarmismo" esta semana al decir que Rusia podría matar a "miles" de británicos con un ataque a sus infraestructuras.