Ais Astana
Imagen de un airbus de la compañía Air Astana. WIKIMEDIA COMMONS

Un avión de la compañía holandesa Transavia con 149 pasajeros a bordo aterrizó este lunes en el aeropuerto portugués de Faro (sur) ayudado por dos cazas de la Fuerza Aérea lusa después de declararse en emergencia tras despegar de la isla de Madeira.

En un comunicado, la Fuerza Aérea portuguesa informó de que el avión "comunicó problemas de presurización cuando realizaba la ruta hacia Amsterdam, por lo que se desvió y aterrizó de forma segura en el aeropuerto de Faro a las 12.51" (hora GMT).

El vuelo, que había despegado del aeropuerto de Funchal, en el archipiélago de Madeira, fue escoltado por dos cazas F-16 que salieron de una base aérea situada en Leiria, 150 kilómetros al norte de Lisboa.

Es el segundo caso de emergencia aérea que se produce en el espacio aéreo portugués en 24 horas, ya que los cazas de la Fuerza Área ya tuvieron que escoltar en la tarde del domingo a un avión de Air Astana con seis tripulantes que tuvo un fallo crítico en los sistemas de navegación y control de vuelo.

La aeronave despegó de Alverca (al norte de Lisboa) y, tras declararse en emergencia y solicitar aterrizar en el mar, consiguió tocar tierra al tercer intento en el aeropuerto de Beja (sureste).

El ministro de Defensa portugués, João Gomes Cravinho, publicó un mensaje en su perfil de Twitter en el que señaló que es "muy raro" tener dos emergencias en tan corto espacio de tiempo, pero destacó que "la Fuerza Aérea estaba preparada".