Macron y Felipe VI
El presidente francés, Emmanuel Macron, saluda al rey Felipe VI a su llegada al Elíseo para participar en los actos del centenario del fin de la I Guerra Mundial. CASA DEL REY

El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, fueron recibidos este domingo por el presidente francés, Emmanuel Macron, y su esposa Brigitte, para participar en la ceremonia por el centenario del armisticio que puso fin a la I Guerra Mundial.

El primero de los dos en llegar al Elíseo fue Sánchez, que acudió a la sede de la Presidencia gala acompañado por su esposa, Begoña Gómez, a las 10.10 h después de haber aterrizado en la base aérea de Villacoublay justo una hora antes.

A través de un tuit, el jefe del Ejecutivo ha recordado que hace 100 años que terminó la Gran Guerra, un conflicto que "trastocó los cimientos del mundo", por lo que pide "hoy, más Europa que nunca". "Compartimos una historia, unos valores y un proyecto común. Aprendamos de los errores del pasado para construir un futuro en paz", ha concluido su mensaje en la red social.

Minutos después de Pedro Sánchez llegaba Felipe VI, el penúltimo jefe de Estado o de Gobierno —de los cerca de 70 presentes este domingo en París— en pasar por el Elíseo, justo antes de la canciller alemana, Angela Merkel, e inmediatamente después del rey de Marruecos, Mohamed VI. El monarca español llegó en torno a las 9.40 h a la base aérea de Villacoublay, y a las 10.27 h hizo su entrada en el Elíseo, donde fue saludado con efusividad por la pareja presidencial francesa.

Junto a unos 70 jefes de Estado y de Gobierno, Sánchez y Felipe VI se han dirigido al cercano Arco del Triunfo para participar en la solemne ceremonia con la que se ha recordado el armisticio del 11 de noviembre de 1918, firmado entre las Potencias Aliadas y Alemania en un bosque en Compiègne (al norte de París). Algunos jefes de Estado, como el estadounidense Donald Trump o el ruso Vladimir Putin, se han dirigido directamente al Arco del Triunfo sin pasar previamente por el Palacio del Elíseo.

Allí, Macron ha pronunciado un discurso en el que ha contrapuesto las virtudes del patriotismo al nacionalismo. "El patriotismo es justo lo contrario del nacionalismo. El nacionalismo lo traiciona", ha afirmado.

Tras la ceremonia, los mandatarios han regresado al Elíseo para mantener un almuerzo. Por la tarde, el presidente del Ejecutivo español ha intervenido en el Foro por la Paz, un evento lanzado por Macron para impulsar el multilateralismo y la gobernanza mundial.