Ibon Fernández Iradi Susper
El etarra 'Susper'.

El Tribunal Especial de lo Criminal de París ha condenado al ex jefe del aparato militar de ETA Juan Ibón Fernández Iradi, Susper, a 30 años de cárcel por los disparos a un gendarme en noviembre de 2001 en una zona del suroeste francés.

El tribunal ordenó que ambos etarras cumplan al menos dos tercios de sus penas

De esta manera, el Tribunal atiende la petición de la Fiscalía del Tribunal Especial de lo Criminal de París, que ayer pidió 30 años de prisión para el etarra.

Los magistrados impusieron al también etarra Antonio Agustín Figal Arranz una pena de 10 años de cárcel, pero lo absolvieron del delito de complicidad en el tiroteo al gendarme.

Prohibición definitiva de estancia en Francia

El tribunal ordenó que los dos etarras cumplan de manera efectiva al menos dos tercios de sus penas respectivas y dictó contra ellos la prohibición definitiva de estancia en Francia una vez que las hayan purgado.

La defensa pedía la absolución de Figal Arranz

La defensa había pedido la absolución de Figal Arranz y que, en lugar de intento de homicidio, a Fernández Iradi se le aplicara el supuesto delito de "violencia voluntaria" contra el gendarme Gérard Larroudé, que estuvo varios días entre la vida y la muerte tras recibir ocho impactos de bala en las cercanías de Lucq de Bearn.

En sus declaraciones ante el tribunal, los dos etarrass criticaron las "medidas represivas de los Estados español y francés" y que el problema vasco hay que resolverlo "con diálogo".