La Mesa Nacional de Batasuna ha reitado que sigue apostando por la "vía democrática" para alcanzar la independencia de Euskal Herria, aunque admite que la situación actual "es muy cruda" debido al "daño" que le han causado las últimas detenciones ordenadas por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

"No pretendemos negar que nos han hecho daño, porque es evidente que, una vez más, nos lo han hecho. Pero ante cada golpe que nos dan, nos levantamos", señala la Mesa Nacional de Batasuna en una declaración dirigida a la ciudadanía vasca remitida al diario 'Gara'.

Ante cada golpe que nos dan, nos levantamos

La Mesa Nacional de Batasuna --19 de los 38 miembros de la nueva cúpula de la organización ilegalizada se encuentran en prisión-- califica de "muy cruda" la situación actual aunque advierte que "siempre ha sabido adaptarse a las condiciones políticas de cada momento" y reitera su compromiso de "llevar" a Euskal Herria hasta la "independencia" mediante "el trabajo y la lucha".

Asimismo, considera que "hay razones para la esperanza" y señala que la izquierda abertzale atraviesa "momentos de cambio" en los que se debe elegir entre "seguir preso en la jaula de la Constitución a consecuencia de un nuevo fraude", en referencia al proceso de ilegalización de ANV y EHAK-PCTV, "o alcanzar una situación democrática que abra de par en par las puertas de la independencia".

"La izquierda abertzale, junto con los sectores populares y los trabajadores, está dispuesta a llevar esta segunda opción hasta el final", asegura la formación ilegalizada, que dice no mirar "a corto plazo" sino a sus "objetivos políticos".

Con motivo de la huelga general convocada por la izquierda abertzale para mañana, jueves, la Mesa Nacional de Batasuna enmarca esta jornada de protesta en la necesidad de "aunar fuerzas en favor de la independencia" y "en respuesta a la situación de excepción que vive Euskal Herria".