Ana Botella
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, durante la presentación de la candidatura de Madrid 2020 en Buenos Aires. ATLAS

La empresa internacional de idiomas EF Education First ha publicado este martes los últimos datos sobre el nivel de inglés en el que oscila cada país no angloparlante, situando a España a la cola de Europa y haciendo visibles las diferencias entre comunidades autónomas.

Este y otros estudios anteriores demuestran cómo los españoles, en lugar de ir escalando puestos, han empeorado año tras año desde 2014, y junto con otros países del sur europeo como Italia y Francia, no han superado con creces la media en los ocho informes EF EPI presentados hasta el momento. A pesar del suspenso, hay que destacar algo positivo, los jóvenes han mejorado. Como siempre se ha dicho que los representantes políticos son el reflejo de la sociedad, aquí analizamos cómo los nuevos líderes políticos están a la altura en cuanto a idiomas.

Los jóvenes y los nuevos políticos

A pesar de este suspenso, los jóvenes, en general, dejan esperanza y presentan una ligera ventaja respecto a sus compañeros de más edad. Una novedad en este informe, y por primera vez en su historia, los adultos de entre 26 y 30 años han superado a los de 21 a 25 años en todo el mundo.

La idea de que los políticos, para bien o para mal, son el reflejo de la sociedad se podría aplicar en este caso. Los líderes y políticos de los principales partidos, sobre todo los jóvenes, han mejorado su nivel de inglés con respecto a los anteriores. El Gobierno actual presenta una mejora en comparación con el del PP- Sánchez es el primer presidente capaz de comunicarse en un inglés "casi bilingüe", además domina el francés, se maneja en italiano y portugués-.

El actual Ejecutivo prometía mucho desde su ascenso al poder: más ministras que ministros y todos "sobrados" de idiomas. Pedro Sánchez ha mostrado desde su llegada a la Moncloa que domina el inglés. Desde sus discursos íntegros en dicho idioma en congresos fuera del país hasta sus conversaciones fluidas con los líderes extranjeros.

Y los representantes de los otros partidos no se quedan atrás. Podemos es la agrupación con los parlamentarios que más idiomas dominan, tiene un mayor número de diputados plurilingües, con cerca de un 24% de diputados políglotas. Destaca que el partido con la edad media más baja del hemiciclo. Pablo Iglesias, líder de la formación morada, ha exhibido su nivel de inglés en más de una ocasión gracias a sus estudios tanto en Estados Unidos como en Reino Unido, pero también domina perfectamente el italiano.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, es uno de los políticos que cuenta con un buen nivel de inglés, en su currículum figura una certificación advanced. Además, Rivera tiene como lengua materna el catalán y como segunda lengua el castellano.

El presidente del PP, Pablo Casado habla supuestamente inglés y francés con facilidad. Se fue a estudiar a Londres con 14 años. También es verdad que su currículum vitae ha sido muy cuestionado. En él consta que completó sus estudios con estancias en las universidades de Harvard y Georgetown. Y se ha descubierto posteriormente que el título de Harvard se impartió en Madrid, en el campus del IESE en Aravaca y fue un curso de cuatro días.

Otro dirigente que no salta a primera vista, porque no es ni joven ni quiere llegar a la Presidencia de España. El diputado y portavoz del PNV Aitor Esteban habla cinco idiomas: el euskera como nativo, inglés y francés, alto, y alemán y árabe, bajo. Lo que destaca en este caso es que los diputados de los partidos nacionalistas suelen dominar además otra lengua oficial.

Situaciones bochornosas de los líderes anteriores

Se puede decir que los nuevos líderes y políticos han subido el nivel de idiomas en comparación con el legado espanglish de los anteriores. Esto no es para sentirse orgulloso si no fuera por las situaciones más bochornosas y de vergüenza ajena que se han vivido con los otros dirigentes. Estos son algunos de los infinitos ejemplos.

Mientras ocupó la presidencia, Mariano Rajoy protagonizó situaciones que dieron pie a críticas y burlas, cuando en reuniones con mandatarios internacionales o en ruedas de prensa enlazaba palabras en inglés con otras en español, o incluso evitaba responder. El autor del "It's very difficult todo esto" aseguró en varias ocasiones que recibía clases de inglés. De hecho, el Gobierno llegó a gastar 13.405 euros en 2017 para que el por entonces presidente y otros cargos recibieran dichas clases.

Sin embargo, esta inversión no logró solventar la baja fluidez pública. Solo el 53% de los ministros y ministras de la etapa Rajoy decían desenvolverse en inglés. Pero es que Rajoy tenía problemas, por sus lapsus, hasta con el castellano.

En cualquier caso, el expresidente fue un caso más entre tantos: ni Zapatero, ni Aznar, ni Felipe González, ni Calvo Sotelo ni Adolfo Suárez se desenvolvían con facilidad en el idioma más internacional.

Zapatero es uno de los exlíderes con bastantes polémicas con su nivel de inglés. En sus charlas en Oxford o en ruedas de prensa en Londres, el socialista evidenció sus dificultades para expresarse en dicho idioma. Él también hacía un 'Rajoy' y evitaba las preguntas en inglés.

Y aquí una recopilación de las escenas más bochornosas de nuestros políticos en un intento fallido de hablar la lengua más usada a nivel munidal.

Quizás quedará en la memoria para siempre otras frases como el "relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor" que lanzó Ana Botella en 2013, mientras ocupaba el cargo de alcaldesa de Madrid.