Carretera general AS 263
Carretera general AS 263, a su paso por Posada de Llanes. GOOGLE STREET VIEW

El hombre que conducía el vehículo que atropelló a distintas personas en Llanes en el verano de 2015 y que, además de heridos, causó una víctima mortal, no irá finalmente a la cárcel.

El juicio estaba fijado para este viernes, pero finalmente la vista no se celebró al aceptar el acusado los hechos y llegar su defensa y el fiscal a un acuerdo por el que se le impone una pena de dos años de prisión, por lo que no ingresará en ningún centro penitenciario al no contar con antecedentes. La defensa del hombre, que llegó al juzgado en silla de ruedas, argumentó que tenía una enfermedad que influyó en lo ocurrido.

Inicialmente, el fiscal solicitaba cuatro años de prisión para el conductor por los hechos ocurridos en un suceso que conmocionó a la localidad de Llanes. Uno de los atropellados murió, pero además produjo diez heridos en cuatro accidentes consecutivos.

Los hechos ocurrieron en 2015

En su escrito, el Ministerio Fiscal relataba los hechos de aquel 7 de agosto, cuando el acusado circulaba por la localidad de Posada de Llanes con el vehículo de su propiedad, Hyundai Santa Fe. Cuando lo hacía por la calle denominada Camino del Cuartel de la Guardia Civil, sin prestar la mínima atención a las circunstancias de la circulación y a velocidad excesiva, atropelló a una peatón, que caminaba en hilera, junto con otras tres personas, por la orilla derecha de la calle, en el último lugar de la fila.

Tras el atropello, en lugar de detenerse, el acusado continuó circulando a toda velocidad hasta rebasar el cuartel de la Guardia Civil, donde giró a la derecha, pasó por encima de unos setos, se introdujo en una zona ajardinada y arremetió contra otro peatón, que caminaba por el lugar de espaldas al vehículo y no pudo evitar el atropello.

A consecuencia del mismo fue lanzado por los aires hasta la carretera general AS 263. A continuación, el acusado volvió a la calle Camino del Cuartel, continuó circulando hasta golpear al vehículo Chrysler Voyager matrícula, que, conducido por su propietario, se encontraba detenido al final de la calle Camino del Cuartel ante la señal de stop, esperando para acceder a la carretera general AS 263.

Como consecuencia del golpe, fue lanzado hacia esa carretera en el momento en que por la misma circulaba el vehículo Audi Q7, conducido por otro hombre, al que golpeó. Tras el choque, el Audi Q7 volvió a ser golpeado por el vehículo conducido por el acusado, que solamente así detuvo su marcha, ya que nunca frenó para hacerlo.

Todos los atropellos se ocasionaron en tramos rectos con buena visibilidad, en horas diurnas, en calle con doble sentido de circulación, sin tráfico en sentido contrario, con más de dos metros de anchura para cada sentido, donde existía un límite de velocidad genérico de 50 kilómetros por hora.

Consulta aquí más noticias de Asturias.