Presentismo
El presentismo laboral aumenta en las empresas. GTRES

Un café que se alarga más de la cuenta, un gasto excesivo de tabaco o mirar páginas no del todo corporativas en internet. Estas son algunas de las prácticas del denominado presentismo laboral que recoge el último informe de Adecco.

Bajo el título V Informe Adecco sobre presentismo laboral, el documento presenta, a través de entrevistas a medio millar de directores y responsables de recursos humanos, los datos sobre estas prácticas en las empresas españolas. Adecco define como presentismo "al  hecho de estar presente  en  el puesto de trabajo  dedicando  ese tiempo a  asuntos no relacionados con  el objeto de trabajo".

Destacan que casi la mitad de organizaciones (un 43,8%) afirma haber detectado un abuso de conductas presentistas entre sus trabajadores. Las más comunes son el uso de internet, email y redes sociales con fines personales (un 90% de los presentistas),  las pausas prolongadas para tomar café o desayunar  (89%), el tabaquismo (88%), el incumplimiento de la jornada laboral (85%) y las ausencias breves y repetidas con otros fines (85%).

Aunque la empresa asegura que "no es sencillo establecer un perfil" de un trabajador presentista, se identifican con frecuencia estas actitudes en "un hombre o mujer indistintamente, mayor de 35 años, directivo o alto cargo y con contrato indefinido o a tiempo completo". El informe argumenta que la "seguridad dentro del puesto de trabajo" hace que el empleado pueda optar por escaquearse dentro del horario laboral.

La flexibilidad como solución

Los departamentos de recursos humanos consultados apuntan a que, en el caso de las mujeres, el cuidado de los hijos suele ser la principal causa de presentismo. "Pese a los avances sociales que se han logrado en los últimos años, la mujer sigue siendo la principal perjudicada por la falta de  flexibilidad y las dificultades de conciliación", asegura Adecco, "puesto que en muchos casos es ella quien asume el peso principal del cuidado de los hijos o de las personas dependientes en el hogar familiar".

El 34% de las empresas consultadas asegura que cuidar a hijos menores de 2 años tiene una influencia "alta" o "muy alta" en el presentismo laboral, seguido del cuidado de personas con grados de dependencia (28%).

Las compañías suelen utilizar medias como el control de la hora de entrada y salida (un 76% de ellas) o restricciones del uso de internet (38%) y del correo electrónico (28), aunque Adecco achaca a "la organización del tiempo de trabajo y la falta de flexibilidad en las empresas españolas" como las principales causas de que exista tanto el presentismo como el abstentismo en España.

Solo el 24% de las empresas que recoge el informe ofrece flexibilidad horaria a más del 75% de la plantilla. Una cifra que ha aumentado en los últimos años –en 2015 era el 16%–, sobre todo en el campo de las pymes, pero la consultora avisa:"A las empresas les queda todavía mucho camino por recorrer en prácticas de conciliación".

Javier Blasco: "Es difícil detectar las prácticas presentistas"

Javier Blasco es el director Jurídico de Adecco y uno de los responsables del nuevo informe sobre presentismo laboral.

¿Cómo ha sido la evolución del presentismo en nuestro país?
Ha tenido una tendencia alcista desde que venimos realizando el informe. Cada vez más departamentos de recursos humanos identifican estas prácticas y, las empresas que las notifican, las ven en más cantidad que en años anteriores.

¿El final de la crisis económica ha tenido algo que ver?
Afortunadamente, la «guadaña» de los despidos colectivos ya no es tan frecuente en las empresas españolas, y el trabajador que ya era presentista y no ha sido despedido se ve reforzado en estas conductas.

Hábleme más del perfil del trabajador presentista.
Suele ser un empleado con bastante seguridad en su puesto de trabajo, con años de antigüedad y que cuesta mucho dinero a la empresa despedirlo. Es un síntoma más de la gran polarización del mercado laboral de nuestro país, donde hay una gran diferencia entre los veteranos y los trabajadores más jóvenes.

El informe también habla de puestos de responsabilidad...
Sí, la figura del manager al que le gusta que sus empleados «calienten la silla» es muy común en nuestro país. Los departamentos de recursos humanos nos han señalado y criticado ese comportamiento.

¿Cómo se miden estas prácticas?
Es muy difícil. Hay métodos como las tarjetas de entrada y salida, pero las que tienen que ver con usar las redes sociales en el puesto de trabajo, por ejemplo, son muy complicadas de fiscalizar sin entrometerse en la intimidad del trabajador.

¿Por qué la flexibilidad horaria ayuda a la reducción de presentismo?
En las empresas más rígidas, muchos trabajadores tienen que utilizar el presentismo para, por ejemplo, urgencias familiares. La flexibilidad ayuda a facilitar la conciliacion y eso repercutirá en el futuro a que se reduzcan estas prácticas en las compañías.