Jamal Khashoggi  en el consulado saudí en Estambul
Imagen obtenida de un vídeo de un circuito cerrado de televisión policial, en la que supuestamente se ve al periodista saudí Jamal Khashoggi (d) en el exterior del consulado saudí en Estambul (Turquía), el 2 de octubre del 2018. SABAH / EFE

El pasado 2 de octubre, el periodista de origen árabe Jamal Khashoggi entraba en el consulado saudí en Estambul, de donde no saldría vivo. Pronto, el incidente levantó sospechas a nivel internacional y países como Turquía y Estados Unidos comenzaron a presionar al Reino Saudí a medida que se alzaban las acusaciones de un asesinato a manos de agentes del país. El caso, no obstante, aún presenta numerosas incógnitas que, se espera, sean aclaradas próximamente por las autoridades árabes.

¿Quién era Jamal Khashoggi? ¿Porqué podría Riad haber ordenado su asesinato? ¿Qué consecuencias internacionales pueden darse si se descubre que fue asesinado?

Estas y otras preguntas surgen ante el aluvión de noticias relacionadas con el caso.

¿Quién era Jamal Khashoggi?

Khashogghi nació en 1958 en Medina, una de las ciudades santas de Arabia Saudí. Nieto de Muhammad Khashoggi, quien fuera médico personal de Abdulaziz al-Saud (fundador del Reino de Arabia Saudí), Khashoggi se crió en un ambiente de riqueza, próximo a la monarquía. Sus conexiones familiares, no obstante, no acaban ahí: su tío era el comerciante de armas Adnan Khashoggi, implicado en el escándalo Irán-Contra y que se estima llegó a amasar una fortuna de 4.000 millones de dólares; y otro primo suyo era Dodi al-Fayed, pareja de la princesa Diana de Gales en el momento del accidente que acabó con la vida de ambos.

Vivió la primera parte de su vida en Arabia Saudí, de donde se marchó para estudiar la carrera de Administración de Empresas en la universidad de Indiana, en Estados Unidos. Tras obtener el título, regresó a su país natal y comenzó su carrera periodística.

¿Porqué podría Arabia Saudí haberlo asesinado?

El pasado de Jamal Khashoggi está plagado de puntos algo oscuros, así como marcado por una relación cambiante con las esferas políticas del reino. En los años 80 y 90 entabló amistad con Osama Bin Laden, con quien se entrevistaría varias veces hasta los ataques del 11 de septiembre de 2001, momento en que se distanció de él. También se dice que entre 1991 y 1999, época en la que fue corresponsal del periódico Al-Madina, pudo haber trabajado para los servicios de inteligencia saudí y estadounidense. Más adelante accedería a la dirección del medio Al-Watan, sólo para ser despedido por el Ministerio de Información Saudí por sus opiniones, de tendencia liberal-progresista, y exiliarse voluntariamente a Londres.

En 2007, tras haber desempeñado cargos para el poder saudí durante su primer "exilio" (trabajó como Asesor de Comunicación para el príncipe saudí Turki Al-Faisal, entonces embajador en Estados Unidos) regresó a su país y a Al-Watan, de donde sería forzado a dimitir una vez más. A partir de entonces, trabajaría para medios casi siempre extranjeros, como Al-Jazeera o la BBC, pero aún publicaría en determinados medios de Arabia Saudí.

Su conflicto con el poder de su país natal comenzó realmente en 2016, cuando el Reino prohibió sus publicaciones y apariciones en medios por criticar a Donald Trump, presidente de Estados Unidos que se ha venido caracterizando por su cordialidad con Arabia Saudí. Desde entonces, se Khashoggi se mudó a Estados Unidos, donde comenzó a trabajar para el Washington Post.

De acuerdo a The Spectator, el periodista había creado un partido político llamado Democracia para el Mundo Árabe, hostil al príncipe a la corona Mohammad bin Salman

¿Que hacía en Turquía y porqué entró al consulado de Arabia Saudí?

La pareja actual de Khashoggi era una mujer turca, con la que tenía pensado casarse próximamente. El periodista acudió al consulado para obtener un documento que demostrase que estaba divorciado y, así, poder contraer matrimonio en Turquía.

Consulado de Arabia Saudí en Estambul

Consulado de Arabia Saudí en Estambul - GOOGLE MAPS

¿Que ocurrió ese día?

Khashoggi entró en el consulado y su prometida se quedó esperándole fuera. Al ver que a las 16:00, pasada la hora de cierre del consulado, no salía, se temió lo peor y denunció su desaparición. El personal diplomático aseguró que había salido por una puerta trasera, aunque la policía turca lo niega en base a las cámaras de seguridad del edificio, que no registraron su salida. El personal del consulado, además, fue instado a tomarse el día libre.

De acuerdo a fuentes anónimas de la policía turca, Khashoggi fue interrogado, torturado y asesinado por un comando de agentes saudíes. Estas mismas fuentes aseguran que el reloj inteligente que llevaba Khashoggi grabó su asesinato, y que la policía turca está en posesión de estas grabaciones, que sin embargo aún no han trascendido.

Poco después de la desaparición, las cámaras de seguridad del consulado grabaron a un convoy salir del consulado y dirigirse a la casa del cónsul, por lo que la policía turca se disponía este martes (y tras haber registrado el consulado) a efectuar el registro de la vivienda. Horas antes del registro, no obstante, el cónsul saudí abandonaba Turquía; además, los funcionarios árabes que debían acompañar y permitir el registro a la policía turca cortaron el contacto con esta, impidiendo el acceso.

Más recientemente, han trascendido grabaciones de las cámaras de seguridad que muestran a un hombre vestido con la ropa de Khashoggi saliendo del consulado, táctica pensada en un inicio para corroborar la versión saudí.

¿Cuál es la versión de Arabia Saudí?

Inicialmente, Arabia negaba cualquier responsabilidad en la desaparición de Khashoggi, a pesar de que todos los indicios ya apuntaban directamente al reino. Mantuvieron que Khashoggi salió del consulado por la puerta de atrás, pese a la presión de Estados Unidos (que envió a su Secretario de Estado, Mike Pompeo, a entrevistarse con las autoridades saudíes sobre la desaparición). Algunos medios estadounidenses, como  The New York Times, han anunciaron que Arabia Saudí planeaba reconocer su responsabilidad en el asesinato, pero sólo como resultado de una operación cuyo fin no era el asesinato y que "se fue de las manos", alejando toda responsabilidad de la cúpula saudí.

Poco después, el reino wahabí efectivamente admitió la muerte de Khashoggi dentro del consulado, aunque según su versión, en el marco de una pelea que "se fue de las manos". A la incógnita sobre el paradero de los restos mortales del periodista, la petromonarquía responde que el cuerpo fue puesto en manos de un "colaborador local" no identificado y que se haya en paradero desconocido.

¿Qué consecuencias internacionales puede tener el incidente?

Aún no está muy claro, pero, por un lado, este caso podría suponer un deterioro de las relaciones entre Ankara y Riad, al suponer una violación de la soberanía de Turquía. Por otro, Estados Unidos inicialmente elevó amenazas a Arabia, anunciando severas sanciones si se demostraba la implicación del reino (a lo que este respondió que, de aplicarse sanciones, habría "represalias");  sin embargo, tanto Trump como Pompeo han dado crédito a la versión oficial de que el poder árabe no está implicado y han rebajado el tono.

La Unión Europea y el G7 también se manifestaron desde el comienzo sobre el caso, pidiendo transparencia a Arabia Saudí. Tras dar el reino su versión oficial, sin embargo, Alemania anunció el cese de la venta de armas a arabia saudí y pidió lo mismo al resto de países europeos, hasta que el poder saudí finalmente reconozca todos los hechos de manera clara y transparente y señale a los últimos responsables. En España, Podemos ha sido hasta ahora el único partido que se ha mostrado partidario de cortar la venta de armas, mientras que PP, PSOE y Ciudadanos han manifestado su preferencia por esperar a los resultados de la investigación.

Este martes, Erdogán comparecía en público informando de los datos de que dispone Turquía. En ella, ha afirmado que la muerte de Khashoggi supone un "brutal asesinato político", premeditado y planificado con antelación; ha indicado que hay personal consular implicado en el asesinato; ha mencionado la violación que ello supone de la soberanía turca, y ha pedido que se señale al último responsable. También, ha exigido a Arabia que explique quién es su "colaborador local" encargado de deshacerse del cuerpo, antes de añadir que espera que Arabia Saudí participe activamente de la investigación junto a Turquía y otros países.

Erdogán, además, ha declarado que había comunicado las averiguaciones policiales a Estados Unidos y Arabia, lo que pone en duda tanto las versiones oficiales de la monarquía saudí como la credibilidad que Trump les otorga.

Sí se ha visto afectado, no obstante, el foro económico que próximamente se celebrará en el país (considerado el Davos del desierto) del que ya se han retirado numerosas empresas, medios como la CNN y The New York Times, y figuras como los presidentes del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde