Mariano Rajoy, durante la entrevista
Mariano Rajoy, durante la entrevista. (J. PARÍS)
20minutos.es publica hoy domingo la segunda parte de la entrevista que realizó el viernes al candidato del PP a la presidencia del Gobierno en su despacho de la calle Génova. Durante hora y media de conversación, Mariano Rajoy respondió a las preguntas del director del diario, Arsenio Escolar; el subdirector de Actualidad,
Francisco Frechoso, y el corresponsal político, Juan Carlos Escudier, sobre los temas más candentes de la actualidad política y los asuntos que más preocupan a los ciudadanos. En esta segunda entrega, el líder de los populares explica en qué consiste el "contrato de integración" que propone para los inmigrantes y otras polémicas medidas sobre esta cuestión, como es la de expulsar a aquellos que cometan delitos. Mañana lunes, 20minutos.es publicará el texto íntegro de la entrevista y 20 minutos un amplio resumen en sus 15 ediciones impresas.

Vamos a empezar por inmigración. Nos gustaría que nos contara un poco más la propuesta de esa especie de contrato a los inmigrantes que anunció hace unos días.

Yo creo que hay que poner orden en la inmigración. Hay que luchar contra la inmigración ilegal. Hay que fomentar la inmigración legal y hay que hacer una apuesta clara por la integración para evitar que se produzcan guetos. Y en este último y tercer gran objetivo de la política de inmigración es donde se enmarca el contrato de inmigración. El contrato de inmigración ya existe en varios países de la Unión Europea. Cuando hay alguien que quiere la nacionalidad, se le exigen determinados requisitos, uno de ellos que jura o promete la Constitución Española. Aquí se trata de personas que no piden la nacionalidad sino que piden un permiso de residencia y tienen la voluntad de residir en España.

Hay que poner orden, si no estamos ante uno de los problemas más importantes de los próximos años

A esos lo que se les pide es que se comprometan a aprender la lengua española, que es un tema que cualquiera puede entender, que se comprometan a cumplir y respetar las leyes españolas, que hagan un esfuerzo para integrarse y que si al cabo de un tiempo determinado no consiguen un puesto de trabajo pues que abandonen el país. A cambio se les ofrecen los mismos derechos y las mismas oportunidades que a los españoles. Se les ofrece formación, se les ofrece ayuda para estudiar la lengua española y ayuda para buscar un trabajo. Se trata en suma de consagrar un principio, que quien venga de fuera tendrá los mismos derechos y oportunidades que los españoles, pero también los mismos deberes y las mismas obligaciones. Insisto en que este contrato ya existe en varios países de la UE.

¿Al inmigrante que vaya a Barcelona se le exigirá la lengua española?

Al inmigrante que vaya a Barcelona se le exigirá la lengua española, y si se le quiere exigir la lengua catalana, también. Es decir yo en eso soy partidario de un modelo en el que se estudie la lengua que nos es común a todos y también la lengua oficial en cada comunidad.

Pero ¿también se le exigirá aprender catalán?

Se le dirá que tiene que estudiar español y catalán.

Se van a pasar se el día entero en la escuela de idiomas.

Bueno, oiga, quien algo quiere algo le cuesta.

Hay algunas cosas del contrato de integración que yo no sé si se han interpretado mal. Se habla de que ustedes exigen también higiene, ha aparecido publicado.

No. Los asuntos más importantes son los siguientes: Primero, hay muchos países donde la mutilación sexual, es decir la ablación del clítoris, es una costumbre. Aquí no se puede aceptar de ninguna manera. Está en nuestro Código Penal, pero es bueno que se comprometan a no hacerlo. Los matrimonios de conveniencia: hay muchos casos de muchos niños a los que se obliga a casarse, en fin un procedimiento que en España existía hace siglos, pero que es absolutamente demoledor. El tema de la poligamia, que hay países donde es una costumbre que sea así y aquí no, es decir son temas que afectan a los derechos humanos y a la dignidad de las personas. El tema de la educación física en los colegios, es separar a una mujer el quitarla de educación física de los colegios del resto de los alumnos; el no ir a clase cuando tienen el periodo, es exactamente lo mismo.

Yo no soy partidario de permitir el velo porque es un caso de discriminación de la mujer


Por tanto se trata de asumir los valores y principios de aquella sociedad a la que tú vas. No sé si esto de la higiene va, pero esto es una norma de puro sentido común, no puedes matar un cordero en tu casa porque tú tienes la obligación de cumplir las normas sanitarias del país igual que ningún español pues puede hacer la matanza de cualquier tipo de animal sin cumplir las condiciones sanitarias que establece la ley, porque afecta lógicamente a la salud de la gente.

Y ya que habla del ámbito de la escuela, ¿la cuestión del velo se aborda en su programa?

Yo no soy partidario de permitir el velo porque es un caso de discriminación de la mujer, salvo que la dirección del centro o el Consejo de Dirección, del que forman parte los profesores y los alumnos, lo autoricen.

Este contrato tiene alguna inspiración en lo que se hace por ejemplo en Francia.

En Francia, en Alemania, en el Reino Unido, en Holanda -yo estuve hace escasas horas con el presidente holandés- o en Bélgica. Ha sido un contrato muy eficaz. A mí todo el mundo me lo ha recomendado, y por eso lo quiero poner en marcha. De hecho, en el año 2006 ya hubo una reunión de ministros de los cuatros grandes más España y Polonia, donde plantearon esto que algunos ya tenían, es decir, este tema ya se estuvo debatiendo en la UE.

En el caso francés hay un asunto que no sé si se recoge usted también, y es el de exigir pruebas de ADN a los inmigrantes para permitir lo que se denomina reagrupamiento familiar. ¿Usted lo contempla?

Vamos a ver, lo que contemplamos y lo que es obligatorio es asegurarse de que cuando se produce el reagrupamiento familiar pues realmente lo que se está trayendo es a un pariente de esa persona, pero esto es algo que se hace ya en bastantes países de la UE y precisamente uno de los grandes debates que se está produciendo ahora en la UE es también hasta dónde llega el reagrupamiento familiar, porque hay países que sólo admiten cónyuge e hijos menores y hay países que admiten ascendientes, descendientes colaterales y lógicamente eso, al final, a los países que tengan una normativa más laxa es a donde acaba viniendo todo el mundo. Fíjese usted que en el año 2006 vinieron a España más personas de fuera que a la suma del Reino Unido, Italia, Francia y Alemania que son países mucho más habitados que España.

Desde el PSOE han empezado a acusarles ya de xenofobia, sobre todo después de unas declaraciones, no sé si afortunadas o poco afortunadas, del portavoz de economía del PP, Arias Cañete, quien se ha referido al colapso de las urgencias por culpa de los inmigrantes, a la escasa habilidad del inmigrante para tomar la lista de platos de los restaurantes...

Hay afirmaciones más y menos afortunadas, pero aquí de lo que se trata es de hablar de política y de grandes conceptos. La política de inmigración del PSOE ha sido exactamente igual que la política económica. No hacer nada. La única decisión importante fue la regularización masiva, que fue criticada unánimemente por todos los países de la UE y que es la que ha provocado un colosal efecto llamada. Claro, si tú dices aquí es más fácil que en ningún otro país de la Unión, pues aquí viene la gente. Eso nos ha creado muchos problemas en Europa, yo lo he comentado con muchos líderes del Partido Popular Europeo, porque claro, luego cuando estás aquí tienes libre circulación de personas por el conjunto de la UE y eso lógicamente pues les genera a ellos también dificultades. Pero este es un tema que hay que tomarse muy en serio, y se lo dice alguien que es gallego y ha visto cómo millones de gallegos han inmigrado, pero con unas reglas de juego claras. Hay que poner orden, si no estamos ante uno de los problemas más importantes de los próximos años.

Ustedes han hablado también de expulsar a aquellos que comentan delitos.

Sí. En estos momentos los inmigrantes irregulares que cometen delitos son expulsados, hoy ya son expulsados, pero yo hablo de negarles la renovación del permiso de residencia a aquellos que cometan delitos y tengan el permiso de residencia, y también negarles la nacionalidad a aquellas personas que cometan delitos.

¿Incluso inmigrantes de los países de la UE?

De los países comunitarios no, porque hay una normativa europea, que es la normativa de la libre circulación de personas, aunque tenemos un problema muy importante: desde el 1 de enero de 2007 han entrado 200.000 rumanos en España. Durante dos años, con arreglo a las normas comunitarias, no pueden trabajar en España, pero el 1 de enero de 2009 sí, con lo cual ya tenemos al menos 200.000 sólo de una nacionalidad, que es Rumania, de potenciales personas aspirantes a un puesto de trabajo, y claro esto es como los hoteles, caben los que caben y tenemos que hacer un esfuerzo para regularlo y hacer pedagogía en este sentido.

Lo que yo propongo es no renovar el permiso de residencia a los inmigrantes extracomunitarios que cometan delitos. Esto es lo que hacen todos los países de Europa y no son de extrema derecha

Sobre los rumanos se estuvo barajando la posibilidad de acortar ese plazo. ¿Usted no adelantaría esa fecha?

No, no, no, yo no adelantaría nada. Esa fecha también se nos puso a nosotros cuando entramos en el año 1986 en la Unión y se cumplió.

Entonces, lo que propone es expulsar a los inmigrantes irregulares extracomunitarios que cometan un delito.

Sí, porque a nosotros sólo nos obliga la normativa de la Unión. Y hay una cosa muy importante que conviene saber: al lado de gente honorable, de personas dignas que vienen aquí a ganarse la vida como muchos españoles hicieron en su momento, además de todo eso ha venido mucha gente a cometer actividades delictivas. El otro día, el 31 de enero de este año, la consellera de prisiones de Cataluña decía que el 40% de las personas que estaban en la cárcel eran extranjeras. Por eso tenemos que hacer entre todos un esfuerzo de pedagogía para distinguir entre la gente honorable, que es la mayoría, y la que no lo es.

Y con el millón cien mil sin papeles que hay en España ¿qué va a hacer?

Pues yo no les voy a regularizar. No les voy a regularizar porque cualquier regulación masiva, que ahora ya no hace nadie en Europa, lo que provoca es un efecto llamada y además un aumento mucho mayor de personas por vía de la reagrupación familiar. Entonces no se puede dar el mensaje de que aquí llegas y te acaban regularizando, hay que dar el mensaje de que expulsaremos a todos aquellos que podamos, como es natural, como hace todo el mundo.

Hay que dar el mensaje de que expulsaremos a todos los inmigrantes irregulares que podamos

Si se localiza, si se sabe dónde están cada uno de los sin papeles, ¿los cogería uno por uno y los repatriaría?

Bueno eso es lo que se está haciendo en estos momentos, lo que pasa es que no es ciertamente fácil, pero claro que se está haciendo.

Un líder de la extrema derecha belga ha dicho recientemente que el PP es el único partido de derechas verdadero que queda en Europa. ¿Le preocupa que sus propuestas sobre inmigración susciten este tipo de halagos?

Esto es lo que hacen todos los países de Europa y no son de extrema derecha.

En general, ¿la inmigración la ve usted como un problema para este país?

No. Yo creo que es un reto y una oportunidad.

¿No es un problema?

Es un reto y una oportunidad, pero si no se gestiona bien puede derivar en un problema. Ha venido mucha gente que ha contribuido al crecimiento español, se han podido ganar la vida dignamente, y ya le digo: yo soy gallego y sé lo que es eso. Este es el gran tema de la UE. En la UE llevan más tiempo que nosotros, han sido capaces de tomar medidas y tienen bastante más controlado este asunto.