Un policía nacional
Un agente de la Policía nacional frente al ordenador. EUROPA PRESS

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo organizado dedicado a las estafas masivas por internet con las que consiguieron estafar más de 150.000 euros, y han detenido en la provincia de Valencia a sus veinte integrantes.

Según fuentes policiales, los detenidos, con edades comprendidas entre los 19 y los 36 años, solicitaban microcréditos a través de internet, previa falsificación de los DNI, y compraban productos en comercios virtuales usurpando identidades.

Con la infraestructura creada se consiguió estafar más de 150.000 euros en España, donde se han localizado 171 cuentas bancarias utilizadas para recibir los créditos, con más de 170 identidades y 170 víctimas hasta la fecha.

Las investigaciones se iniciaron a principios de año al tener conocimiento los agentes de varias denuncias procedentes de diferentes puntos de la geografía con un mismo patrón de actuación: a las víctimas, tras solicitar un crédito o tarjeta bancaria, se las denegaba la solicitud al estar inscritos en la base de datos de morosos por una deuda.

Su modus operandi

En la operación policial se han registrado cinco domicilios en los que se han intervenido teléfonos móviles, tarjetas de memoria, lápices de memoria, documentos de identidad, tarjetas "SIM", tarjetas de coordenadas, ordenadores portátiles, diversa documentación y tarjetas de crédito.

En las primeras pesquisas se pudo comprobar que había una víctima a la que le habían usurpado su identidad con la que tenían abiertas 57 cuentas bancarias en las que recibían distintos importes de microcréditos, pero las tarjetas eran dirigidas a una dirección de Torrent (Valencia).

El modus operandi que utilizaba la organización consistía en publicar falsas ofertas de trabajo, consiguiendo así documentación de personas para su supuesta contratación.

Posteriormente las utilizaban para falsificar documentos y abrir cuentas bancarias con ese nombre y con un domicilio falso, que solía estar ubicado en aldeas o pueblos pequeños de otras provincias que nada tenía que ver con los estafadores.

Con esas documentaciones solicitaban préstamos vía internet y remitían las tarjetas a las direcciones facilitadas por los integrantes de la organización que, una vez recibían las cantidades de los préstamos, traspasaban el dinero a otra cuenta bancaria, manejada por el cabecilla de la organización.

Consulta aquí más noticias de Valencia.