Park Güell
Un grupo de turistas frente al Park Güell. MIQUEL TAVERNA

Las quejas de los vecinos del Park Güell por las aglomeraciones de turistas en las dos líneas regulares de autobús que tienen un recorrido más próximo al famoso recinto de Gaudí, la 24 y la 92, han dado fruto. El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado este jueves que, para solucionar el problema, antes del próximo verano se pondrá en marcha un bus lanzadera que unirá la estación de metro de la L4 de Alfons X -la más cercana al lugar- con el parque y que, además, en noviembre se anularán las dos paradas del 24 y el 92 situadas frente a la entrada, en la Carretera del Carmel.

Para fomentar que se utilice el servicio lanzadera, ha explicado la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, pagar la entrada a la zona monumental del Park Güell -solo se podrá comprar por internet y costará 10 euros frente a los 7,5 que vale ahora- dará derecho también a viajar en el nuevo autobús. Además, este será gratis para los vecinos que dispongan de la tarjeta del parque.

El Ayuntamiento calcula que el nuevo bus lanzadera, que tendrá un tiempo de recorrido total de unos 28 minutos y transportará a entre 300 y 600 personas por hora, podrá absorber a entre un 50% y un 60% de los visitantes de la zona monumental que llegan al recinto de Gaudí por su cuenta (80%), que son los mismos que ahora utilizan las líneas regulares.

Desde Alfons X al Park Güell, circulará, en este orden, por la calle Praga, la avenida Mare de Déu de Montserrat, la plaza Sanllehy, Ramiro de Maeztu y la Carretera del Carmel, y en sentido contrario, por la Carretera del Carmel, Ramiro de Maeztu, Sanllehy, Sardenya y la Ronda Guinardó. En Praga, para que el impacto de la lanzadera no sea tan grande, está previsto modificar los recorridos de los buses turísticos que ahora pasan por esta calle.

El regidor de Gràcia, Eloi Badia, ha apuntado que han elegido un punto cercano desde el que conectar el parque con la lanzadera para que la propuesta sea competitiva, y ha avanzado que harán campañas informativas para que la entrada a los buses se haga lo más rápido posible.

Por su parte, el director de Movilidad del Ayuntamiento, Adrià Gomila, ha asegurado que la L4 del Metro podrá asumir la nueva demanda, y ha dicho que la línea está actualmente más congestionada en las paradas cercanas a la playa que en esta zona.

Badia ha explicado, por otro lado, que la puesta en marcha del bus lanzadera no es la única medida para mejorar la movilidad en el entorno del parque que se implementará en un futuro cercano, pues también se está trabajando con el objetivo de pacificar el tráfico de la calle Olot. En los próximos meses, ha dicho, se valorarán distintas alternativas para hacerlo, que deberán servir para ampliar el espacio con prioridad para peatones, reducir el impacto de los taxis y de los vehículos de alquiler con conductor (VTC), acabar con la indisciplina vial en la avenida Sant Josep de la Muntanya y diminuir el tráfico y la velocidad en la calle Mare de Déu de la Salut.

El autobús lanzadera y la pacificación de la calle Olot son dos de las 196 actuaciones que contempla el Plan Estratégico del Park Güell, que prevé una inversión de 24,9 millones de euros hasta 2022 en el recinto y su entorno, sobre todo para evitar la masificación del parque y acercarlo a los barceloneses.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.