Las polémicas que están rodeando al Gobierno no han alterado la agenda del presidente Pedro Sánchez en Estados Unidos y Canadá. El líder del Ejecutivo está al tanto de todo lo que está sucediendo en España, pero mantiene su hoja de ruta en América. Este jueves asistió a un coloquio en la sede de Reuters en Nueva York, solo unas horas antes de pronunciar su discurso en la Asamblea de la ONU.

En cuanto a la situación de Cataluña, Sánchez ha mantenido que el PSOE reconoce "la diversidad de España y la singularidad de Cataluña" pero que se mantiene firme en su defensa "de la Constitución y de la unidad territorial". Ha pedido al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que para resolver el problema "tiene que poner de su parte". Ha añadido que "si el independentismo prioriza el conflicto, iremos a elecciones".

"La crisis en Cataluña se soluciona con un diálogo profundo, es un problema político que precisa soluciones políticas", esgrimió, para recordar además que el PSOE ha sido capaz de llegar a un acuerdo económico con Cataluña "después de diez años sin que se consiguiera".

Precisamente sobre economía, Pedro Sánchez ha defendido que vaya a aprobar los presupuestos. "La idea es hacerlo a finales de noviembre", desveló, y criticó que PP y Ciudadanos estén "a favor de la austeridad" y "en contra de la inversión". Para el presidente, la postura de la oposición "perjudica a España". No tiene tan claro Sánchez que sus socios de Gobierno vayan a apoyar las cuentas, porque para él, la política española "es irracional".

"Bruselas nos ha dado margen", comentó el socialista, pero aseguró que si no tiene los apoyos utilizará el techo de gasto del PP. Tiene claro que su Gobierno "puede cambiar España para bien".

La UE y Trump

En el foro de la agencia, Sánchez no tuvo que hablar sobre las turbulencias que rodean a los ministros Delgado y Duque y se centró en defender la posición de España en el marco de la Unión Europea. "Formar parte de Europa sigue siendo muy importante para los españoles", dijo, y entrando ya en materia migratoria aseguró que la actuación respecto al Aquarius mandó un mensaje de que es necesaria "una respuesta común sobre migración".

Según el presidente, España está bajo "una clara presión migratoria" y por ello necesita "más recursos públicos para responder con efectividad". Para poder resolver el problema, el líder socialista cree imperioso "mejorar el diálogo con los países de origen".

Pedro Sánchez consideraque la UE necesita defenderse de las ideologías de extrema derecha: "Creemos en la igualdad, en los derechos humanos, en las sociedades abiertas y en la defensa del medio ambiente, y tenemos que luchar contra quienes están en contra. El problema es que los que están en contra hacen mucho ruido", sentenció.

También tuvo tiempo el presidente del Gobierno para hablar sobre las relaciones con Estados Unidos. Lanzó un mensaje para Donald Trump apuntando que "unas buenas relaciones son beneficiosas tanto para Europa como Estados Unidos". Sánchez hizo especial hincapié en su homólogo estadounide "se equivoca": tiene que entender en que la UEy América "no somos enemigos".