Pensionistas
Pensionistas MINISTERIO DE EMPLEO - Archivo

El anunciado acuerdo de este miércoles en el Pacto de Toledo para actualizar las pensiones ha subrayado una expresión, "IPC real", que despierta dudas sobre su significado. ¿A qué se refiere este concepto y qué le diferencia del IPC normal, ese que conocemos cada mes con los datos del INE?

Todo tiene que ver con el poder adquisitivo de las pensiones, es decir, la capacidad de comprar los mismos bienes de un año a otro en función de cómo han subido los precios de esos productos. Es decir, si el Gobierno decreta en enero que sube las pensiones un 1% pero luego los precios a lo largo del año crecen un 3%, los pensionistas habrán podido adquirir un 2% menos de bienes que el año anterior, a pesar de la subida en sus nóminas.

Se puede usar el ejemplo de la subida de este año, que ha sido del 1,6%. El Gobierno de Rajoy eligió ese porcentaje porque es la inflación media esperada para todo el año 2018. Pero, ¿qué pasaría si la gasolina se dispara en el tramo final de año y la inflación media al cierre de diciembre creciese al 2,2%? Pues que los pensionistas habrán perdido seis décimas de poder de compra.

Por eso el acuerdo al que han llegado los grupos parlamentarios habla de IPC real —y no simplemente IPC— para explicar la futura indexación de pensiones. El Gobierno de turno se comprometería de esta forma al terminar el año a analizar cuánto han subido "realmente" los precios... y compensar la posible pérdida de poder de comprar con una paga compensatoria, una medida que ya anuncio en 20minutos la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio.