'Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones': así era la guerra química y biológica en la Antigüedad

Detalle de la cubierta del libro 'Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones. La guerra química y biológica en la Antigüedad', de la historiadora Adrianne Mayor.
Detalle de la cubierta del libro 'Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones. La guerra química y biológica en la Antigüedad', de la historiadora Adrianne Mayor.
DESPERTA FERRO

No solo fueron espadas, lanzas y arcos. Aunque el público del siglo XXI pueda tener una visión bastante arcaica de la guerra en la Edad Antigua, ésta llegó a presentar niveles de sofisticación que sentaron precedentes para esas lacras que forman parte del particular y pesadillesco imaginario contemporáneo: la guerra química, la biológica... Nuevos terrores con orígenes muy lejanos.

Precisamente ese el campo de investigación de Adrianne Mayor, historiadora de la ciencia, folclorista clásica e investigadora independiente en el Departamento de Clásicas, el de Historia y Filosofía de la Ciencia y el Programa de Tecnología de la Universidad de Stanford, en su última obra Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones. La guerra química y biológica en la Antigüedad (traducción de Jorge García Cardiel), que publica Desperta Ferro en España y que estará disponible en las librerías a partir del día 2 de octurbe.

Esta investigadora rastrea flechas venenosas, agua y alimentos empozoñados, estupefacientes y sustancias hipnóticas, armas zoológicas y elementos incendiarios en las fuentes históricas y mitológicas de aquella época en pos de una realidad desconocida. Mayor, considerada como una historidora rompedora, analiza el orígen de una "carrera armamentística que ha llevado a la humanidad a convertirse en la única especie capaz de plantear su propia autodestrucción". Y explora los debates morales que planteaban aquellas armas, totalmente aplicables al mundo actual.

Por las páginas de este libro desfilan los hititas, cartagineses, romanos, macedonios o egipcios y personajes tan conocidos como Alejandro Magno, Aníbal o Mitrídates el Grande. Sofisticados agresores, en algunos casos; aterradas víctimas, en otros. Como los legionarios romanos, recibidos con bombas de arcilla llenas de escopriones, chinches y avispas por los habitantes de Hatra (actual Irak).

20minutos.es adelantará este miércoles un capítulo de este innovador estudio. En el texto avanzado, Mayor rastrea fuentes tan diversas como la Biblio, tablillas de arcilla hititas o relatos historiadores griegos y romanos en pos de las pruebas de la primera guerra biológica de la historia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento