Petróleo
Imagen de un pozo de petróleo. EFE/Archivo

El barril de petróleo Brent para entrega en noviembre acabó este lunes en el mercado de futuros de Londres en 81,20 dólares, un 3,12 % más que al término de la sesión anterior y su cierre más alto desde noviembre de 2014. El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la jornada en el International Exchange Futures con un incremento de 2,46 dólares respecto a la última negociación, cuando cerró en 78,74 dólares.

La decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de no aumentar sus objetivos de producción de forma inmediata, a pesar de las presiones de Estados Unidos, impulsó el precio del Brent a niveles no vistos en casi cuatro años.

Los socios de la OPEP acordaron este fin de semana postergar la decisión de incrementar su bombeo conjunto al menos hasta su siguiente reunión en Viena, el 3 de diciembre, a pesar de que Estados Unidos les había exigido medidas inmediatas para controlar la subida de los precios.

El mercado del crudo ha sufrido presiones al alza en las últimas semanas ante la próxima entrada en vigor de las sanciones de Washington sobre Teherán, que reducirán las exportaciones iraníes y recortarán el nivel de la oferta global. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó la semana pasada a la OPEP de ejercer un "monopolio" sobre el mercado y exigió al grupo acciones para bajar los precios el petróleo "de inmediato".

A finales de 2016, la OPEP y otros grandes productores acordaron reducir su producción conjunta en 1,8 millones de barriles diarios a fin de impulsar los precios, que se encontraban entonces en torno a los 50 dólares por barril debido a un exceso de oferta en el mercado.

La caída de exportaciones desde Venezuela y otros factores llevaron a una reducción mayor de lo esperado e impulsaron los precios por encima de los 80 dólares por barril este año, por lo que el pasado junio acordaron elevar su techo de producción en cerca de 1 millones de barriles diarios.

En una reunión este fin de semana en Argel, los socios de la OPEP decidieron mantener los objetivos previstos en junio y dejaron para diciembre la posibilidad de elevar aún más su bombeo.