OPEP
El ministro saudí de Energia e Industria, Khalid Al-Falih (d), y el ministro ruso de Energía, Alexander Novak (i), en la reunión de la OPEP. EFE/Lisi Niesner

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha aprobado la extensión de los recortes en la producción de petróleo durante nueves meses más, hasta marzo de 2018, según se ha confirmado al término de su 172 reunión, celebrada este jueves en Viena (Austria).

En este sentido, el ministro de Energía de Arabia Saudí y actual presidente de la OPEP, Khalid al-Falih, indicó que en la reunión "hubo sugerencias (de recortes más profundos) y de mayor flexibilidad por parte de los miembros del cártel", si bien indicó que "esto no será necesario".

El objetivo de la prórroga del acuerdo inicial, que tuvo lugar el pasado 30 de noviembre, donde se acordó reducir la producción de crudo en 1,2 millones de barriles diarios (además de los 0,6 millones de barriles diarios adicionales pactados por los países ajenos al cártel) hasta un máximo de 32,5 millones de barriles al día, es la de atajar el problema de exceso de oferta de 'oro negro' en el mundo.

Durante la última semana, las expectativas de una prórroga del acuerdo, e incluso, en el escenario más optimista de una profundización en el recorte de la oferta diaria de barriles por parte de la OPEP, responsable de un tercio de la oferta mundial de petróleo, llevó al crudo a situarse en una senda ascendente, sin ni siquiera frenarse con la decisión de Donald Trump de desprenderse de la mitad de las reservas internacionales del país.

Antes de conocerse la decisión oficial tomada por el cártel, las primeras filtraciones, en las que se confirmaba que no se iría más allá en los recortes y que entre extender el acuerdo previo en 9 meses o 12 meses se decantaban por la primera opción, provocaba que la cotización del petróleo corrigiera los avances anteriores.

Con la decisión oficial, el precio del barril de Brent, de referencia en Europa, se situaba a las 17.30 horas en 53,06 dólares, lo que supone 1,48 dólares menos que los 54,54 dólares en los que cotizaba antes de la apertura de los mercados europeos.