El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró este domingo que el Ejecutivo se propone "dejar la vía judicial y empezar a habla de política" en Cataluña para tratar de "tender puentes" con la Generalitat.

Sánchez se expresó así en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, con quien mantuvo un encuentro en el marco del viaje oficial a Canadá que el presidente inició en Montreal.

"Cuando hablamos de Cataluña falta empatía. Ha habido durante demasiados años un lenguaje grueso, de confrontación y división. Hay que reivindicar la legalidad, el diálogo: se ha echado en falta la empatía", aseguró el líder del Ejecutivo.

En su comparecencia, Sánchez puso Quebec como ejemplo de que "desde la política se pueden encontrar soluciones políticas para resolver los conflictos". "Desde el respeto a la legalidad se puede encontrar una solución para garantizar la convivencia", señaló.

La provincia canadiense fue reconocida en 2006 por el parlamento como una nación dentro de Canadá en un sentido social, pero no legal. Además, se han realizado dos referéndum de independencia, en 1980 y en 1995, en los que se obtuvo el 40,5% y el 49,4% de votos en favor del 'sí'.

Sánchez insistió en que la vía del diálogo es la acertada, poniendo de manifiesto que la Generalitat ha vuelto a dialogar con el Gobierno central después de que la última reunión se realizase hace siete años.

"Esta misma semana hemos visto cómo la Generalitat se va a incorporar a las comisiones multilaterales. Se está produciendo algo importante", aseguró el presidente, para después añadir: "Creemos que la normalización institucional es una condición básica".

El propio Trudeau también se refirió a la cuestión catalana, después de ser preguntado acerca de su postura al respecto. "Es un asunto interno de España: confío en un acuerdo entre los distintos gobiernos para poder avanzar, de manera que se respete el estado de Derecho, la ley y la libertad de expresión", apuntó.

Indulto a independentistas

Por otro lado, Sánchez rechazó opinar sobre la posibilidad de indultar a los dirigentes independentistas que están en prisión porque considera que es una mera "hipótesis".

"El Gobierno no se pronuncia sobre hipótesis; el Gobierno se pronuncia sobre realidades", recalcó en la conferencia de prensa.

Sánchez hizo esa consideración al ser preguntado por las declaraciones de su vicepresidenta, Carmen Calvo, y de la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, sobre la situación en prisión de los dirigentes independentistas. En este sentido, Calvo aseguraba que si se retrasa "mucho" el juicio contra los políticos presos no sería lógico "alargar demasiado" una situación de prisión preventiva.