El líder norcoreano, Kim Jong-un, dijo este miércoles que ha acordado con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ser el primer mariscal de su país en visitar Seúl, algo que dijo querer hacer pronto.

Kim compareció en directo por televisión junto a Moon para explicar la declaración conjunta firmada en el marco de su cumbre en Pionyang, en la que Kim ha ofrecido desmantelar el complejo de Yongbyon, epicentro de su programa nuclear, si EE UU toma "medidas correspondientes" con lo acordado en la cumbre de Singapur.

Kim ya se convirtió en el primer líder norcoreano en pisar suelo de Corea del Sur cuando celebró una primera cumbre con Moon el pasado abril en la frontera entre ambos países, técnicamente aún en guerra, y sería de nuevo el primero en visitar la capital surcoreana en caso de que se haga efectivo lo acordado este miérco0les.

Los líderes de las dos Coreas firmaron este miércoles una declaración conjunta que recoge los resultados de su cumbre mantenida en Pionyang y que promete tener un peso importante para el futuro del diálogo sobre desnuclearización entre el régimen norcoreano y Washington.

Además de este documento, los titulares de Defensa de los dos países, técnicamente aún en guerra, firmaron también un acuerdo para reducir la tensión militar en zonas fronterizas, según informó en Seúl un portavoz de la oficina presidencial surcoreana.

Estos acuerdos llegan después de que ambos mandatarios celebraran este miércoles una segunda reunión en la capital norcoreana. En el encuentro, que comenzó a las 10.00 hora local (1.00 GMT) en la residencia Paekhwawon (donde se hospeda la comitiva surcoreana) solo participaron los dos líderes, según confirmó la oficina de Moon.

La víspera ambos mantuvieron su primera reunión de esta cumbre, pero en ese caso les acompañaron sus respectivos jefes de inteligencia, además de la vicedirectora de Propaganda y Agitación y hermana del líder norcoreano, Kim Yo-jong, y el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional surcoreana, Chung Eui-yong.

Se espera que el viaje de tres días de Moon a Pionyang ayude a minimizar las diferencias entre Corea del Norte y EE UU después de que ambos países firmaran una declaración en Singapur en junio, en la que se comprometieron a trabajar por la desnuclearización a cambio de que Washington garantice la supervivencia del régimen norcoreano.