Oposiciones, estudiantes, exámentes, selectividad
Imagen de archivo de un examen de Selectividad. EUROPA PRESS - Archivo

El informe que ha publicado este martes la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) saca los colores a España una vez más en materia de Educación. Estas son las principales críticas:

Nivel de estudios

España es el tercer país de la OCDE con mayor porcentaje de personas de 25 a 34 años que no han alcanzado el nivel superior de secundaria, lo que se traduce, entre otras cosas, en una elevada desigualdad salarial. El informe señala que en España un 34% de los miembros de ese grupo de edad no llegaban en 2017 al equivalente del bachillerato, frente al 15% de media en los 36 países miembros.

Sólo México (con el 52%) y Turquía (44%) se situaban por encima, mientras que Portugal (30%) e Italia (25%) venían a continuación, a mucha distancia de una decena de Estados donde no se llega ni al 10%, en particular en Corea del Sur (2%), Polonia (5%), la República Checa (6%), Israel (6%) y Eslovenia (6%).

Además, mientras que en el conjunto de la OCDE el porcentaje bajó cinco puntos entre 2007 y 2017 (del 20 al 15%), en España sólo cayó uno (del 35 al 34%). Una de las responsables del informe explicó que en España las acciones para corregir esas malas cifras se han empezado a aplicar más tarde que en otros países, pero insistió en que se observan cambios muy perceptibles entre las personas más jóvenes.

Docentes españoles

Los docentes españoles tienen una jornada de trabajo reglamentaria de 1.425 horas al año frente a las más de 1.600 horas de media de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y las más de 1.500 de la UE. Así se desprende el último informe publicado este martes por la OCDE, en el que se señala que en cuanto a las horas lectivas, es decir, en las que dan clase, los profesores españoles suman 880 horas en Infantil y Primaria, 713 en la ESO y 693 en Bachillerato y FP grado medio frente a las 1.029, 778, 701 y 655, respectivamente, en la OCDE.

Estos datos coinciden en el tiempo con el anuncio hecho por la ministra de Educación y FP, Isabel Celaá, en el Congreso, donde dijo que se iba a facilitar que las comunidades autónomas puedan establecer el número de horas lectivas semanales de los docentes, tanto en los centros públicos como en los concertados, con el fin de que pudieran reducirlas. En la actualidad tienen un mínimo de 25 horas lectivas para Infantil y Primaria y 20 en ESO, recordó Celaá, que aclaró que los límites de la jornada laboral seguirán siendo iguales, pues se habla solo de la "carga lectiva" y no del tiempo que se dedique a tutorías u otras labores.

Horas alumnos

El estudio también especifica las horas de los alumnos en clase durante las enseñanza obligatorias. En Primaria son básicamente las mismas en España que en la media de la OCDE (792 horas por año frente a 793, respectivamente) y en la ESO los alumnos españoles alcanzan 1.054 horas frente a las 910 horas. Los estudiantes españoles "gozan de un mayor acceso a un currículo flexible", es decir, a materias obligatorias flexibles elegidas por los centros, a diferencia de las materias obligatorias. Según la OCDE, estas representan el 20% de las horas de enseñanza obligatoria en Primaria (media de la OCDE 5%) y el 23% en Secundaria (OCDE 7%).

Salarios altos pero crecen despacio

Por otra parte, se señala que los salarios de los profesores españoles en Secundaria son "inicialmente altos pero crecen despacio a medida que aumenta la experiencia profesional". Así, tras quince años de experiencia, sus salarios solo aumentan como término medio un 15% comparado con un 39% en los países de la OCDE. Además, los sueldos de los profesores se redujeron de forma generalizada entre 2005 y 2017, siendo los profesores de Secundaria quienes sufrieron la mayor caída.

Bachillerato

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) alerta de que el 55% de los hijos de padres sin estudios de bachillerato tampoco alcanza ese nivel formativo cuando son adultos, "una trampa intergeneracional" que puede provocar "altos niveles de desigualdad de ingresos" en España.

El porcentaje de población adulta que no tiene ningún título de educación secundaria superior en España, un 34%, dobla a la media de la OCDE, que se sitúa en el 15%. Este dato revela además una brecha de género, según este informe que analiza el estado de la educación en países de todo el mundo, ya que en España "los hombres corren un mayor riesgo que las mujeres de no alcanzar una titulación de educación secundaria superior". En concreto, de 11 puntos porcentuales, una brecha solo superada en la OCDE por Portugal, con 14 puntos porcentuales.

A pesar de que el 55% de los hijos de padres sin educación secundaria superior tampoco logran ese nivel, un 24% lo superan y logran obtener una titulación universitaria, según el informe de la OCDE.

Gasto en Educación

El informe señala también que España, un año más, gasta menos en educación que la media de los países de su entorno. El gasto español en educación, en concreto, es del 4% respecto a su Producto Interior Bruto (PIB) mientras la media de la UE se sitúa en el 4,2% y la media de los países de la OCDE en el 4,5%. Además, el gasto por alumno en España se ha reducido entre los años 2010 y 2015 un 11% en educación primaria y secundaria, y un 13% en educación superior.

El gasto público de España por niveles educativos en inferior a los promedios de la OCDE y de los 23 países de la UE tanto en los niveles de primaria y secundaria, que no alcanza el 2,7% mientras en la OCDE asciende al 3% y en la UE al 3,2%, como en la educación superior, que en España es del 0,8% del PIB, mientras la media de la OCDE y de la UE es del 1%. El descenso del gasto educativo en España entre los años 2010 y 2015 coincidió además con un aumento del número de estudiantes en todos los niveles de enseñanza, según el informe de la OCDE.

En 2015, el gasto por estudiante de educación primaria y secundaria en España era del 89% de lo que se destinaba cinco años antes, mientras ese gasto por alumno aumentó, durante el mismo periodo, un 5% en los países de la OCDE. En las enseñanzas superiores, el gasto español por estudiante en 2015 era el 87% de lo que se gastaba en 2015. En ese mismo lustro, la media de gasto por alumno en los países de la OCDE aumentó un 12%.

Educación infantil

La entrada en guarderías, escuelas y otras estructuras educativas entre los 0 y los tres años se traduce en mejores resultados escolares más adelante y eso redunda positivamente en la vida profesional, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Aquellos que han pasado al menos dos años en esas estructuras obtienen una quincena de puntos más en las pruebas de PISA a los 15-16 años, lo que equivale a un avance de cinco meses de escolaridad si se comparan alumnos del mismo origen socio-económico, indicó hoy el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.

En la OCDE, un 76% de los niños antes de los cuatro años ha estado de media en centros de cuidado de la infancia, con diferencias notables entre unos y otros países. La horquilla va del 100% en Reino Unido o Israel, el 99% en Francia, el 98% en Hungría, el 97% en Dinamarca, Islandia y Corea del Sur o el 96% en España y Noruega, al 56% en Chile, el 49% en Irlanda, el 45% en México, el 38% en Estados Unidos, el 27% en Grecia y el 2 % en Suiza.