Estudiantes
Unos estudiantes en un examen. GTRES

En España, según el nuevo informe de la OCDE Panorama de la Educación 2018 (Education at Glance), el número de jóvenes de 15 a 29 años que ni estudian ni trabajan sigue bajando y se cifra en 2017 en un 18% entre la población autóctona y el 30% entre los nacidos en el extranjero.No obstante, sigue por encima de la media de la OCDE y UE: 13% y 18% en la OCDE, y 12% y 19% en la UE.

El gasto en educación en España es relativamente inferior, en términos de PIB, para todos los niveles de enseñanza a la media de la OCDE y de la UE; y el gasto por alumno se ha reducido entre 2010 y 2015 en un 11% en la educación no universitaria y FP superior y en un 13% en esos niveles.

Asimismo, según la OCDE, los universitarios en España pagan unas tasas académicas relativamente bajas para los grados en instituciones públicas, pero solo la mitad de ellos recibe becas o ayudas.

Al igual que en la mayoría de países de la OCDE, España mantiene un sesgo de género en los ámbitos de estudio, con tan solo un 8% de mujeres entre los graduados en ingeniería, producción industrial y construcción (media de la OCDE 11%).

Con datos de 2016, la OCDE recuerda que España ostenta la cifra más alta de alumnos repetidores en Secundaria de todos los países de la OCDE.

El informe vuelve a incidir en que España encabeza las tasas de matriculación en Infantil y que un 34% de los adultos españoles no ha alcanzado el nivel de Secundaria Superior (Bachillerato y FP de grado medio) frente al 15% de la OCDE.

La OCDE revela que el 55% de los adultos españoles con padres sin enseñanza Secundaria Superior no alcanzaron ningún nivel educativo superior, lo que supone una "trampa intergeneracional" que puede llevar a altos niveles de desigualdad de ingresos en el país.

Los estudiantes españoles "gozan de un mayor acceso a un currículo flexible", es decir, a materias obligatorias flexibles elegidas por los centros, a diferencia de las materias obligatorias. Según la OCDE, estas representan el 20% de las horas de enseñanza obligatoria en Primaria (media de la OCDE 5%) y el 23% en Secundaria (OCDE 7 %).

Los docentes españoles trabajan una media de 200 horas menos

Los docentes españoles tienen una jornada de trabajo reglamentaria de 1.425 horas al año frente a las más de 1.600 horas de media de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y las más de 1.500 de la UE.

El horario laboral de los profesores en centros públicos españoles durante un curso académico suma 1.425 horas tanto en Infantil como en Primaria, ESO y Bachillerato mientras que en la media de la OCDE para esas etapas la cantidad de horas es de 1.628, 1.620, 1.642 y 1.638, respectivamente.

Respecto a las horas lectivas, es decir, en las que dan clase, los profesores españoles suman 880 horas en Infantil y Primaria, 713 en la ESO y 693 en Bachillerato y FP grado medio frente a las 1.029, 778, 701 y 655, respectivamente, en la OCDE.

Por otra parte, se señala que los salarios de los profesores españoles en Secundaria son "inicialmente altos pero crecen despacio a medida que aumenta la experiencia profesional". Así, tras quince años de experiencia, sus salarios solo aumentan como término medio un 15% comparado con un 39% en los países de la OCDE.

Además, los sueldos de los profesores se redujeron de forma generalizada entre 2005 y 2017, siendo los profesores de Secundaria quienes sufrieron la mayor caída.