Alberto Chicote en 'Pesadilla en la cocina'.
Alberto Chicote en 'Pesadilla en la cocina'. laSexta

Todos los programas de Pesadilla en la cocina suponen un reto para Alberto Chicote, pero lo que no podía imaginarse el chef es que en el de este miércoles en laSexta todo lo que se encontrara en restaurante A Cañada fuera de mentira.

El establecimiento, situado en el barrio madrileño de Lavapiés, con su dueña Nati a la cabeza, presumía de numerosos galardones por su comida, como por ejemplo, que hacían la cuarta mejor fabada del mundo (desmentido por los organizadores del concurso), cuando en realidad la que servían era de lata, como pudo comprobar Chicote.

Otra de las mentiras era su año de fundación. En su fachada rezaba un cartel que decía que el restaurante tenía 125 años de historia, cuando en realidad solo llevaba abierto un año. Su dueña se defendía diciendo: "es puro marketing".

El caos de la cocina, donde tanto la cocinera como su pinche no daban una con el menú (una de las comensales se encontró una piedra en su ración de pulpo), los camareros no sabían escanciar sidra y la dueña no desconocía como dirigir el negocio ya que antes de la hostelería trabajaba en un hospital, llevó a Chicote a tomar ciertas medidas. Se llevó a Nati a Mercamadrid para que aprendiera a elegir productos frescos y de calidad, remodelaron el local, quitando los falsos premios y año de fundación, y marcó unas pautas a la cocinera.

Después de comenzar el servicio de la reinaguración de forma desastrosa, al final todo se enderezó y acabó bien. Chicote consiguió que no cerraran y, de momento, continúa abierto.