Una niña.
Una niña con su madre, en una imagen de archivo. PIXABAY

Los servicios sociales de atención a la infancia de Aragón han recibido más de 100 correos de familias interesadas en hacerse cargo de la niña india cuyos padres adoptivos la entregaron a la administración autonómica.

Así lo han relatado fuentes de la Consejería de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno aragonés, destacando que, a pesar de tantos ofrecimientos, la situación de la menor se encauzará por "un procedimiento riguroso" y siempre con el acuerdo de las autoridades indias.

Los contactos entre los responsables del área de Infancia de la Consejería y representantes de la Embajada del país asiático son "constantes" en busca de una solución para la situación de la niña.

La niña continúa en Zaragoza

No consta a la Consejería que la menor haya pedido por carta regresar a su país de origen, y en cualquier caso, como es preceptivo según la legislación y regulación de adopciones en España, en las que prevalece el interés superior del menor, la administración aragonesa baraja dos prioridades: encontrar para la niña una nueva familia española que la adopte o una familia que la acoja con carácter permanente.

Por tanto, la niña india, a la que los padres adoptivos entregaron a los servicios de infancia porque tiene 13 años y no 7, como se les comunicó en origen, continúa en un centro de acogida de Zaragoza, a la espera de una solución.

Volver a la India, la última opción

Volver a India sería la posibilidad más remota, y probablemente la menos idónea, tal y como señaló a Efe la profesora de Derecho Internacional Privado de la Universidad Comillas, Salomé Adroher, experta en la normativa sobre adopciones nacionales e internacionales.

Si regresara, debería aguardar de nuevo a que se le reasignara una familia de adopción, procedimiento que, independientemente de lo que estipule la legislación india al respecto, conllevaría más tiempo de espera para la menor.

No es descartable esta salida, pero por el momento la prioridad se sigue moviendo entre una nueva familia de adopción, lo que requiere la validación de un juez, y una nueva familia de acogimiento, para lo que es suficiente el aval de la administración.

Lo que queda confirmado es que al dar por truncado el proceso, la pareja residente en Zaragoza que adoptó a la menor india en enero de este año no podrá hacer ninguna adopción más.