Pedro Sánchez
Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. EUROPA PRESS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha respondido este lunes en una entrevista en la cadena SER que el anteproyecto de Presupuestos 2019 incluriá un impuesto a las transacciones financieras, pero ha eludido referirse al impuesto sobre la banca que anunció su Gobierno para el sostenimiento del sistema de pensiones.

"Vamos a proponer un impuesto sobre transacciones financieras", se ha limitado a decir en el programa Hoy por hoy. "Esa es la propuesta que estamos haciendo a Unidos Podemos", sin mencionar el tributo que iba a aplicar a los bancos y que iba a recaudar cerca de 860 millones de euros anuales para financiar las prestaciones.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, calificó en julio como "novedoso" este gravamen sobre las entidades financieras pero el presidente ahora no hace referencia a ella. Montero aseguró que esta iniciativa es conocida por el sector, porque así se recogía en el programa del PSOE, y esperaba "comprensión" de la banca porque disponían, dijo, de "margen para aportar".

"El establecimiento de un gravamen singular sobre el sector podría tener unos efectos recaudatorios inferiores a los pretendidos y, sin embargo, afectar de forma muy negativa a la solvencia del mismo", dijeron sin embargo a principios de verano las patronales financieras AEB y CECA en un comunicado.

"No resulta razonable hacer recaer las necesidades del sistema de pensiones sobre un único sector, todos los agentes deben contribuir a sufragarlo de manera equitativa", añandían. Algunos expertos económicos temen además que un impuesto al sector bancario sea repercutido por las entidades a sus clientes.

Confirmado el impuesto al diésel

Sánchez, por otro lado, ha avanzado que el anteproyecto también contemplará el anunciado impuesto al diésel y lo achaca a que el Gobierno tiene una orientación "ecologista" que luchará para evitar el reto del cambio climático.

"Todo lo que tenga que ver con transición energética y la sostenibilidad del país en un asunto como la movilidad privada, que es altamente contaminante, tendrá su traducción en una subida de este impuesto", ha dicho. El presidente ha vuelto a garantizar que esta subida tributaria no afectará a los profesionales de la carretera, "como ya anunció la ministra" de Hacienda.

También el líder del Ejecutivo ha confirmado que se avanzará en que las empresas tributen por sus beneficios un tipo mínimo del 15% porque "es de justicia fiscal" y proque cree que existe un margen "grandísimo" para recaudar más por este impuesto.

Finalmente, ante los diversos indicadores que señalan una ligera desaceleración de la economía —como el crecimiento del PIB o la llegada de turistas internacionales— el presidente le ha restado importancia al tema y ha incidido en que, en el caso del turismo, el país está en cifras históricas, por lo que es normal esta ligera bajada del ritmo de crecimiento. "En un escenario complejo, los pilares sobre los que se sustenta la economía de España son sólidos", ha zanjado.

Los presupuestos, para marzo, antes de las elecciones

El presidente ha confirmado en todo caso que quiere aprobar los Presupuestos Generales del Estado de 2019 "para el primer trimestre del año", justo antes del inicio de la campaña electoral para los comicios europeos, locales y autonómicos. La idea es llevar las cuentas al Congreso a finales de noviembre o principios de diciembre y tramitarlas en ambas cuentas en los tres meses siguientes.