Sos del Rey Católico
El cuerpo de una mujer fue hallado en Sos del Rey Católico el pasado día 18. José Miguel Marco / HERALDO

La mujer hallada muerta el pasado 18 de agosto junto a uno de los aerogeneradores del parque eólico de Sos del Rey Católico (Zaragoza) fue estrangulada hasta morir, pero no presentaba indicios de haber sido agredida sexualmente. Fuentes cercanas a la investigación han confirmado que ambas circunstancias quedan reflejadas en la autopsia realizada al cadáver, información que ha adelantado este domingo Heraldo de Aragón.

A pesar de que inicialmente los investigadores responsables del caso valoraron la posibilidad de que la mujer, de mediana edad y todavía sin identificar, hubiera sido víctima de una violación, los forenses no han hallado indicios que confirmen esta hipótesis.

Las pesquisas realizadas en torno al caso, bajo secreto sumarial por orden del juez de Ejea de los Caballeros encargado de la investigación, no han permitido arrojar luz sobre el origen de la mujer ni sobre el móvil del crimen.

Los agentes de Policía Judicial de la Guardia Civil se han planteado como prioridad identificar a la víctima, cuyo aspecto apunta a un país del este de Europa, aunque las gestiones realizadas hasta el momento a partir de sus huellas dactilares y ADN no han dado resultado.

También se han comprobado datos sobre personas desaparecidas de características similares a las de la fallecida, una línea de trabajo que plantea numerosas dificultades ya que se sospecha que el crimen pudo producirse en un lugar sin determinar y su cadáver arrojado en el parque eólico para complicar la investigación.

A la espera de que las consultas a bancos de datos y registros aporten algún resultado y se pueda determinar el origen de la mujer, los investigadores han abierto varias líneas de trabajo para tratar de averiguar el posible móvil del crimen.

También se está a la espera de resultados de las distintas pruebas periciales practicadas y del rastreo de antenas telefónicas y cámaras de seguridad de establecimientos y gasolineras ubicadas en las posibles rutas de acceso a la zona donde se localizó el cadáver.

Entre las líneas de investigación abiertas, no se descarta que la fallecida fuera víctima de algún castigo o represalia por parte de alguna red criminal dedicada a actividades delictivas vinculadas con la explotación de mujeres.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.