#MadridMillennialResort&Spa de Álvaro Caboalles
La instalación #MadridMillennialResort&Spa de Álvaro Fernández Caboalles. ÁLVARO CABOALLES

El verano, el aburrimiento y tedio estival son los protagonistas absolutos de los cuatros proyectos que dan forma a la exposición Residencias Artísticas Injuve 2018 que acoge la Sala Amadís de Madrid hasta el próximo 5 de septiembre.

La muestra es el resultado del trabajo realizado durante el mes de julio por los artistas seleccionados para las residencias artísticas de verano del Instituto de la Juventud (Injuve) y reúne cuatro propuestas: Visible/Invisible de Elisa González (Vigo, 1991), #MadridMillennialResort&Spa de Álvaro Caboalles (Ponferrada, 1994), Odiosis Corpus. Registrando el aburrimiento de Colectivo Austral formado por las artistas Laia Castells (Barcelona, 1996), Mariana Abrantes (Coimbra, 1989) y Carla Valeria Pereyra (Sana Cruz de la Sierra, 1999) y Las fiestas de mi pueblo son lo más de Aida Salán (Madrid, 1992) y Cris Argüelles (Gijón, 1992).

Uno de los puntos claves de la exposición es que los artistas, todos ellos menores de 30 años, han realizado a la vez las labores de comisarios y han contado con el asesoramiento de diversos profesionales del mundo del arte contemporáneo como Susana Blas (redactora del veterano programa de TVE Metrópolis y comisaria), Leire San Martín (responsable del área de mediación de Tabacalera San Sebastián), Gloria G. Durán (doctora en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia) y Marta Echaves (comisaria).

"Han tenido la oportunidad de diseñar de forma colectiva una actividad pública que ha permitido abrir la sala al público y mostrar sus procesos de trabajo, y al mismo tiempo compartir con los participantes sus reflexiones sobre el aburrimiento mediante actividades performativas y experimentales", añaden desde Injuve.

En cuanto a los distintos proyectos, la viguesa Elisa González reinventa en Visible/Invisible el imaginario de la fibrosis quística, enfermedad que ella misma padece, con el fin de fomentar la aceptación de la dolencia y facilitar la adherencia al tratamiento, que suele conllevar largas sesiones de fisioterapia y medicamentos inhalados durante dos o tres horas al día. Para ello, propone una instalación interactiva que representa la habitación de un paciente de fibrosis.

Por su parte, Fernández Caboalles realiza un trabajo performativo con distintos testimonios recogidos a lo largo del mes de julio, que simula un verano idealizado en la ciudad de Madrid a través de los siete distritos del centro "en los cuales es posible encontrar diversas realidades sobre la manera de vivir el estío en la capital".

Odiosus Corpus es una pieza audiovisual que muestra la experiencia del aburrimiento al que se han sometido sus propias creadoras y grabada durante el mes de julio combinado junto a canciones repetidas hasta la saciedad y películas en bucle como Twenty Cigarrettes para crear esta sensación. Por último, Salán y Argüelles replican in-situ una fiesta de pueblo -donde no falta la barra metálica, la disco móvil y la carpa- para abordar el mito de la fiesta patronal e invocar de paso a su antagonista, el aburrimiento.