Equipaje en un aeropuerto
Equipaje en un aeropuerto. PIXBAY

La amenaza de una nueva movilización de los vigilantes de seguridad en plena temporada alta sobrevuela los aeropuertos españoles un año después del conflicto protagonizado en el de Barcelona-El Prat por los trabajadores de Eulen Seguridad.

En esta ocasión, están llamados a la huelga, desde el próximo 24 de agosto hasta el 3 de septiembre, los vigilantes de seguridad de Ilunion Seguridad que prestan sus servicios en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

El conflicto de El Prat se resolvió con un laudo arbitral cuyas medidas, entre ellas el cobro de complementos salariales, fueron acordadas también por el grupo de trabajo sobre la seguridad privada en las infraestructuras de transporte de competencia estatal, en el que participó el Ministerio de Fomento. Esas medidas fueron incluidas posteriormente en el nuevo convenio colectivo del sector y en los pliegos de licitaciones de los nuevos contratos de servicios de seguridad de AENA adjudicados este año.

Alternativa Sindical, el cuarto sindicato con mayor representación en el sector de la seguridad privada, ha denunciado ahora que Ilunion incumple las mejoras acordadas y que también lo hacen otras empresas concesionarias como Segurisa o Trablisa, por lo que no descarta que las movilizaciones se extiendan a otros aeropuertos como el de Santander o El Prat.

Eulen, que actualmente presta servicios de inspección de equipajes en Barajas y de seguridad en aeropuertos pequeños como Albacete, San Sebastián o Melilla, ha asegurado que paga todos los pluses acordados y que no tiene comunicado ningún conflicto laboral.

La Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (Aceta) ha apelado al diálogo a ambas partes, además de hacer un llamamiento a AENA, como titular del servicio aeroportuario y adjudicador del contrato a Ilunion, y a los ministerios de Trabajo, Interior y Fomento para que, en lo que de ellos depende, adopten todas las medidas necesarias para evitar los paros. Aceta confía en que no se volverá a reproducir la situación vivida el pasado verano en El Prat, con innumerables colas en los filtros de seguridad y las consiguientes pérdidas de vuelos de los pasajeros y retrasos operativos de las compañías.

Consulta aquí más noticias de Madrid.