Terminal T1 Aeropuerto de El Prat Barcelona
La Terminal T1 del Aeropuerto de El Prat. EUROPA PRESS

Los viajeros que este lunes por la mañana han cogido un vuelo desde el aeropuerto del Prat han sufrido largas colas en la zona de control de seguridad en pleno conflicto laboral de los agentes de la empresa Eulen y la dirección. Las esperas han sido de por lo menos una hora y media.

Fuentes de los trabajadores han denunciado las condiciones en las que han de desempeñar sus labores y la presión a la que están sometidos para absorver toda la carga de trabajo en un aeropuerto en crecimiento constante en cifra de viajeros y en nivel 4 de alerta antiterrorista.

La situación ha quedado normalizada alrededor de las 11.30 horas, según Aena.

Huelga el 4 de agosto

Los agentes de seguridad han convocado una huelga para el próximo 4 de agosto y este próximo martes está prevista una reunión de mediación entre las dos partes.

Los trabajadores denuncian que la falta de personal les impide descansar unos minutos, comer o poder ir al lavaboSegún han informado fuentes de Aena, todos los filtros de seguridad del Aeropuerto del Prat han estado disponibles y no hay más operaciones previstas que un lunes de verano cualquiera.

Así, para este lunes, se espera que el aeropuerto registre más de 1.000 despegues y aterrizajes. A pesar de los retrasos en los controles de seguridad y el riesgo de que los pasajeros pudieran perder el avión, desde el ente gestor no se tiene constancia de que se haya habido de reconfigurar algún vuelo.

Falta de personal

Una de las trabajadoras de la empresa Eulen, Purificación Infante, ha denunciado la "falta de personal" y las condiciones de trabajo que han de soportar los agentes de seguridad, ya que la empresa les exige "prisa" para que no se produzcan colas en los controles por riesgo a ser sancionados por Aena.

Infante ha comentado que desde este domingo se realizan los controles cumpliendo el 100% de la normativa, tal y como se ha hecho hasta ahora, precisa, pero con el tiempo que se requiere.

Según Infante, esta situación hace tiempo que se produce, pero nunca de forma "tan exagerada" como en este último año, coincidiendo con la entrada de la empresa Eulen en la prestación del servicio.

Por ejemplo, añade, la falta de personal les impide descansar unos minutos, comer o poder ir al lavabo o tener que parar los controles si en un determinado momento falta un o una agente para hacer los registros, ya que los empleados no disponen de relevos y en cada unidad tiene que haber por lo menos un hombre y una mujer. "Estamos cansados y agotados", resume.

Las dos partes se reunirán este próximo martes ante la convocatoria de huelga prevista para el próximo 4 de agosto, en la que los trabajadores presentarán su propuesta de servicios mínimos.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.