Vladimir Putin y Angela Merkel
Vladimir Putin y Angela Merkel, en su encuentro de este sábado. EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente ruso, Vladimir Putin, coincidieron este sábado en calificar los acuerdos de Minsk de base para resolver el conflicto en Ucrania y en la prioridad de evitar una catástrofe humanitaria en Siria.

El encuentro entre ambos, el segundo en poco más de tres meses, constituye una posibilidad de "retomar el diálogo" después de la reunión a mitad de mayo en el balneario ruso de Sochi, dijo la canciller.

En una comparecencia previa a esta reunión, celebrada en el palacio Mesenberg (a 60 kilómetros de Berlín), de la que no se esperaban resultados concretos, Merkel subrayó la responsabilidad que tiene tanto Alemania como sobre todo Rusia, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU con poder de veto, para buscar soluciones a los muchos conflictos graves en el mundo.

Entre los temas que han abordado en su encuentro, Merkel destacó el de la crisis en el este de Ucrania, para cuya resolución "los acuerdos de Minsk son y seguirán siendo la base", a pesar de tener que constatar que todavía no existe un alto al fuego estable, lamentó.

En este sentido, Putin y Merkel han hablado también de una misión de la ONU en el este de Ucrania "que podría quizás desempeñar un papel en la pacificación", dijo la canciller. Putin, por su parte, lamentó la ausencia de avances en la resolución del conflicto en Ucrania y en la línea de Merkel afirmó que "no existe alternativa al cumplimiento de los acuerdos de Minsk", al tiempo que se mostró dispuesto a apoyar una misión de la ONU.

Ambos se mostraron asimismo comprometidos a continuar trabajando junto con Francia y Ucrania en el denominado Formato de Normandía.

Siria, el segundo tema de la reunión

Respecto a Siria, el segundo gran tema de esta reunión, Merkel subrayó la necesidad de evitar que se produzca una catástrofe humanitaria en Idlib, al tiempo que subrayó la importancia de poner en marcha un proceso político que incluye una reforma constitucional y posibles elecciones.

Putin, por su parte, destacó la importancia de ampliar la ayuda humanitaria en Siria y de apoyar sobre todo a aquellas zonas a las que están regresando las personas que habían huido al extranjero. De lo que se trata, precisó, es de restablecer las infraestructuras comunales más elementales como el suministro de agua y la calefacción.