El bajo coste que suponen destinos como Lloret de Mar y Salou, han convertido a estas localidades en el lugar escogido por los jóvenes extranjeros para disfrutar de sus vacaciones.

Un turismo de alcohol y excesos con el que conviven durante la temporada estival los vecinos de la zona que no pueden más con la suciedad y los comportamientos incívicos.

El Ayuntamiento quiere acabar con esta imagen por lo que ha reforzado la seguridad y la vigilancia con el fin de evitar escándalos y garantizar la seguridad de sus residentes.

Consulta aquí más noticias de Girona.