Génova
Traajos de desescombro del viaducto derruido en Génova. EFE

Las autoridades han confirmado que ya son 43 los fallecidos en el desplome del puente de Morandi, en Génova (Italia), después de que los bomberos encontraran esta pasada noche del viernes a una familia de tres personas muerta bajo los escombros, este sábado al último de los desaparecidos y también este sábado falleciera uno de los heridos.

Los primeros fallecidos este fin de semana han sido identificados como Cristian y Dawna Cecala y su hija de nueve años, Kristal, cuyos cuerpos sin vida han sido ya extraídos por los servicios de recuperación. El automóvil encontrado completamente aplastado bajo un gran bloque de cemento que formaba parte del pilón de la estructura derrumbada cerca de la orilla izquierda del río Polcevera.

Posteriormente, ya el sábado, se ha hallado el cuerpo de Mirko Vicini, trabajador de 31 años de la localidad de Amiu.

Por último, Marian Rosca, un conductor rumano de 36 años y que era uno de los nueve heridos que seguían ingresados, murió también este sábado.

El Gobierno ya ha anunciado de una investigación administrativa para determinar las causas del colapso del puente Morandi y el proceso para revocar la licencia de explotación concedida a Autostrade, la empresa que gestiona el 80% de la red viaria de Italia. La Fiscalía lleva a cabo una investigación penal.

La sección central del puente, ubicado entre las ciudades de Polcevera y Génova y que conecta dos autopistas, se derrumbó en torno al mediodía del martes por causas que aún se desconocen. Los equipos de emergencias trabajan día y noche para localizar supervivientes.