Participantes en la caminata reivindicativa
Participantes en la caminata reivindicativa REMITIDA POR ASPERGA

Un total de dieciséis integrantes de la asociación Asperger de Sevilla ha llegado este sábado a la Praza do Obradoiro para reclamar a las administraciones públicas medidas que favorezcan la "adecuada" inserción laboral de las personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA) y Asperger.

A este gesto se ha unido la Asociación Galega de Asperger (Asperga) en el Monte do Gozo, desde donde ambas organizaciones compartieron los últimos kilómetros del Camino, que fue iniciado por los andaluces en Sarria (Lugo).

El presidente de la asociación sevillana, Rafael Jorreto, ha reivindicado, en declaraciones a Europa Press, que el principal objetivo de esta "aventura" es reclamar a la administración pública la creación de empleos para las personas con síndrome de Asperger.

Tanto Jorreto como la presidenta de Asperga, Rita González, han explicado que la condición de Asperger no significa tener una "discapacidad intelectual", sino dificultades sociales, por lo que denuncian que no existan bolsas públicas específicas que permitan la "inserción" en el mercado laboral.

Además, el presidente de Asperger Sevilla ha aludido al "nivel de formación" con el que cuentan las personas diagnosticadas de este síndrome, que van desde ingenieros, a técnicos de laboratorio y todo tipo de profesiones.

DIFICULTADES DE INSERCIÓN

En este sentido, Rita González ha manifestado la necesidad de "apoyo económico" por parte de las administraciones para "no condicionar a las personas con Asperger a no hacer nada", y también considera fundamental el apoyo social para sensibilizar a la población de las dificultades sociales que suponen los TEA.

Según los datos de Asperga, en Galicia existen 200 familias con diagnosticados de este síndrome y solo la asociación cuenta con más de 30 adultos en edad de trabajar que se encuentran "con un montón de dificultades" añadidas a las ya existentes en el mercado laboral.

El principal obstáculo para ellos radica en interacciones sociales, que son "procesadas de otra manera" por sus cerebros, según aclara Rafael Jorreto, pero que en ningún caso los convierte en "enfermos".

Respecto a esta explicación, ambos presidentes concuerdan en que la falta de sensibilización que existe en la sociedad y sentencian que, de lo único que padecen sus hijos es de la "incomprensión de los demás".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.