Inspectores certifican las homologaciones de material de esquí en la Molina

  • Se han revisado cascos y gafas
  • La iniciativa se ha llevado a cabo a las dos bandas de los Pirineos
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIRONA
Inspectores de la Molina revisando el material
Inspectores de la Molina revisando el material
Bàrbara Julbe

La Agència Catalana del Consum (ACC), en colaboración con sus homólogos franceses, ha realizado una campaña de revisión del material de esquí a ambas franjas de los Pirineos.

El jefe del Servicio de Estudios de ACC, Joseph Lluc Arias, ha explicado que la campaña tiene como objetivo controlar las condiciones de venta, alquiler y de reparaciones de material destinado a la práctica del esquí.

En concreto, las homologaciones y el etiquetaje correcto de los cascos y las gafas de esquí. La actuación se ha hecho en las estaciones del Pirineo francés y catalán. Concretamente,  en algunos comercios de la Molina, en Font Romeo (Cerdanya del Norte).

Controlar el cumplimiento de la normativa 

El objetivo es controlar el cumplimiento de la normativa de defensa de los consumidores y usuarios aplicable a los establecimientos comerciales. Algunas cuestiones en las que se pone énfasis son que los establecimientos dispongan de la siguiente información: marcaje de los precios de venda o alquiler debidamente expuestos, exhibición del horario comercial adoptado para el establecimiento, hojas de reclamación, emisión de factura, cumplimiento de la normativa de política lingüística, etc.

La valoración de ACC ha sido mayoritariamente positiva, ya que han asegurado que la mayoría de comercios registrados cumplen con las normativas. Por su parte, los

comerciantes de la Molina no han puesto ningún problema a los
inspectores y han facilitado toda la información que se les ha pedido. Uno de ellos, Enric Roure, ha explicado que en algunos puntos de la península se comienzan a dar casos en los que  se ha implantado el
'top manta' en el mundo del esquí. Para el comerciante, esto puede ser uno de los principales peligros para evitar de cara al consumidor, ya que los productos que vienen “son de plástico y sin ningún tipo de certificación”.

Este empresario de la Molina ha explicado que cada vez se venden más cascos, ya que es una medida de seguridad que se va extendiendo, aún sin ser obligatoria en Catalunya. En este sentido, Roura opina que tendría que haber una ley que obligase a todos los niños a llevar casco. Respecto a las gafas, ha indicado que con el casco siempre se tienen que llevar gafas de máscara, porqué son de goma y evitan que se puedan clavar en caso de accidente.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIRONA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento