Celaá junto a Ángel Gabilondo, antecesor suyo en Educación, que la ha presentado en en desayuno informativo.
Celaá junto a Ángel Gabilondo, antecesor suyo en Educación, que la ha presentado en en desayuno informativo. EFE

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha asegurado este martes que ahora mismo "nadie está pensando en adelantar las elecciones" generales, pero ha precisado que "nadie va a resistir más allá de lo razonable".

"Sería absurdo", ha subrayado la también ministra de Educación y Formación Profesional en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum al ser preguntada por la posibilidad de un adelanto electoral ante la complejidad que puede tener el Gobierno para garantizar la estabilidad de la legislatura por la actitud del PP y del PDeCAT.

Techo de gasto para 2019

La primera prueba de fuego a la que se enfrenta el Gobierno será la aprobación del techo de gasto para los Presupuestos Generales del Estado de 2019 que aprobó el Consejo de Ministros el viernes pasado, coincidiendo con la llegada a la presidencia del PP de Pablo Casado y con el cambio de dirección en el PDeCAT,. Allí, la hasta ahora coordinadora general, Marta Pascal, ha abandonado su puesto y el nuevo presidente será David Bonheví, una persona mucho más cercana a Carles Puigdemont.

Dos días después de ser elegido en el Congreso extraordinario del PP, Casado dejó claro este lunes que su partido no va a dar el visto bueno al aumento del gasto que figura en el techo de gasto aprobado en el Congreso, que podría quedar así bloqueado en el Senado, donde los populares tienen mayoría absoluta.

Por su parte, los cambios en el PDeCAT también llevarán a que los indepedentistas catalanes endurezcan su posición en el Congreso, donde bajo la dirección de Pascal la formación dio el apoyo de sus diputados a la moción de censura que convirtió a Pedro Sánchez en presidente el pasado mes de junio.

Por el contrario, Bonheví ha señalado que de ahora en adelante los apoyos del PDeCAT al Gobierno se producirán si ven avances "en el derecho a decidiro o en encontrar una solución política al problema catalán".

En este contexto, sin embargo, la portavoz del Ejecutivo ha subrayado que la convocatoria de elecciones es una facultad del presidente del Gobierno y ha insistido en que, en este momento, nadie piensa en ello. 

Celaá ha asegurado que el Gobierno respeta los procesos internos de cualquier partido y sus resultados.

Propuestas viables para Cataluña

Sobre la situación en Cataluña, la portavoz ha destacado que el presidente legítimo catalán reside en el Palau de la Generalitat y no fuera de España, en referencia a Puigdemont, y que espera que el Govern actúe igual que el Ejecutivo de Pedro Sánchez en favor del diálogo para resolver la crisis política en Cataluña.

Tras ratificar la intención del Gobierno de seguir por esa senda, ha apelado a la responsabilidad del president, Quim Torra, para que sea recíproco con ello y no se "arrincone" en la crisis.

Celaá ha recordado que Sánchez ya ha expuesto en el Congreso algunas de sus propuestas "legítimas, razonables y viables" para resolver el problema y ha pedido que nadie se empeñe en otras propuestas "inviables" que ha asegurado que saben que no llevan a ningún sitio.

Al plantearle si el Gobierno descarta aplicar de nuevo el artículo 155 de la Constitución en Cataluña se ha limitado a señalar que ese es "un futurible" en el que no iba a entrar.

Por otro lado y ante la petición del conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Ernest Maragall, de que en la comisión bilateral de la próxima semana se pueda hablar de la situación de los presos independentistas y del derecho de autodeterminación, ha señalado que no conoce el orden del día de la reunión. Ha considerado, no obstante, que una parte planteará lo que considere oportuno y la otra contestará lo que vea procedente.