El guardia civil de la Manada, Antonio Manuel Guerrero
El guardia civil de la Manada, Antonio Manuel Guerrero EUROPA PRESS

El guardia civil de La Manada, Antonio Manuel Guerrero, condenado a 9 años de prisión por abusos sexuales a una joven en los Sanfermines de 2016 junto al resto de miembros de La Manada, ha dicho que es "totalmente mentira" que fuese suyo un teléfono móvil hallado en la cárcel de Alcalá de Henares (Madrid) en la que estuvo en prisión preventiva.

Guerrero ha acudido este lunes, como el resto de condenados, a los juzgados de Sevilla para firmar, en cumplimiento de las medidas cautelares impuestas en el auto de libertad provisional bajo fianza decretado por la Audiencia de Navarra hace un mes.

Aunque a su llegada a los juzgados ha dicho que no va a hacer ninguna declaración pese a estar "deseando de hablar" porque "no es ni el momento procesal oportuno ni el sitio", ha asegurado que es "totalmente mentira, ese no era mi móvil, se ha encontrado después de que yo estuviera en prisión, no tiene nada que ver conmigo", ha reconocido estar "tranquilo" y que nadie se ha puesto en contacto con él por este asunto ni tiene previsto tomar ningún tipo de medida  contra el preso que le atribuye ser el propietario del teléfono móvil.

Igualmente, ha anunciado que desconoce si esta semana la Audiencia de Navarra tomará una decisión, a la petición de la Fiscalía y a las acusaciones particulares de que vuelva a prisión,  tras personarse en una comisaría de Sevilla, a los pocos días de estar en libertad, preguntando por la renovación de su pasaporte, pese a tener prohibido salir del país y tener que entregarlo en los juzgados.